Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA REFORMA DEL ESTATUTO CATALÁN | El debate llega al Congreso

CiU, ERC e ICV aceptarán negociar pero sin rebajar el Estatuto

La socialista Manuela de Madre negará que el texto de la reforma sea nacionalista

Convergència i Unió (CiU), Esquerra Republicana (ERC) e Iniciativa per Catalunya (ICV) advertirán hoy al PSOE sobre los riesgos de un recorte sustancial en el proyecto de nuevo Estatuto catalán y que, si bien están predispuestos a dialogar, negociación no equivale a una rebaja del autogobierno. Los tres grupos catalanes defenderán la legitimidad del Parlamento catalán para emprender una reforma estatutaria y desmentirán que ésta suponga una modificación encubierta de la Constitución o una ruptura con España.

Los discursos que pronunciarán los portavoces de los grupos parlamentarios por la tarde y, a mediodía, los representantes del Parlamento catalán -Artur Mas (CiU), Manuela de Madre (PSC) y Josep Lluís Carod (ERC), que llegaron ayer al aeropuerto de Madrid sobre las ocho y media de la tarde- tendrá algunos elementos en común. Por una parte, todos ellos defenderán que el Parlamento catalán tiene toda la legitimidad para reformar el Estatuto y que esa Cámara ha cumplido escrupulosamente los requisitos legales. Por otra, rechazarán que la propuesta, que todos ellos consideran en sus puntos principales ajustada a la Constitución, no supone ni romper ni darle la espalda a España, como ha denunciado reiteradamente el PP.

A partir de ahí, los tres grupos catalanes tenderán la mano al PSOE para negociar el articulado del Estatuto durante el debate en la Comisión Constitucional. Pero advertirán de que esa oferta de diálogo no implica aceptar rebajas en el texto aprobado en el Parlamento autónomo el 30 de septiembre.

Joan Puigcercós subrayará que su grupo, ERC, no renunciará a los principios básicos del nuevo sistema de financiación ni al régimen competencial. Al tiempo, delimitará las posibles modificaciones del articulado. Los republicanos comprenden los recelos del PSOE sobre la constitucionalidad del texto, pero rechazan que pueda modificarse bajo el argumento de la "conveniencia o el interés general", como ha alegado el secretario de Organización socialista, José Blanco.

Puigcercós no obviará las críticas al PP. Según el portavoz de Esquerra, el objetivo de Mariano Rajoy, líder de los populares, no es frenar la tramitación del Estatuto sino, a su juicio, boicotear las reformas de carácter progresista del PSOE y de sus socios parlamentarios.

Carod, como representante del Parlamento catalán, mantendrá una tesis similar. Por su parte, la socialista Manuela de Madre apelará al Congreso a no tener miedo de "reconocer las necesidades y singularidades de Cataluña", y rechazará que el texto estatutario rezume "nacionalismo". Mas, en nombre de CiU, también se mostrará dispuesto a negociar el contenido del Estatuto, pero defendiendo el texto aprobado en la Cámara catalana y alertando de que debe darse una "salida" a las reivindicaciones de Cataluña.

A las once de la mañana, dos horas antes del inicio del debate en el Congreso, se celebrará en el Círculo de Bellas Artes de Madrid un acto en defensa del proyecto al que asistirá una nutrida representación de todos los sectores de la sociedad catalana. Posteriormente, se trasladarán al Congreso para presenciar el pleno. Entre ellos el ex presidente Jordi Pujol, el del Parlamento catalán, Ernest Benach, y 52 parlamentarios. Ayer, 114 entidades de Cataluña aprobaron un manifiesto que trasladaron a la Generalitat en apoyo del proyecto de Estatuto.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 2 de noviembre de 2005