Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pakistán teme que el seísmo haya causado 79.000 muertos

La OTAN aprueba el despliegue de 1.000 militares en la zona, incluidos 300 españoles

El Gobierno de la Provincia Fronteriza del Noroeste insiste en que el terremoto ha causado en los valles de esa región paquistaní más de 39.000 muertos. De estar en lo cierto, estas víctimas mortales, sumadas a las 40.000 reconocidas por el Gobierno central en la llamada Cachemira Libre (la zona de esa disputada región que se encuentra bajo control de Pakistán), supondrían un total de 79.000 muertos en el seísmo que sacudió el país el pasado día 8.

Mientras, Pakistán aguarda impaciente la llegada de la Fuerza de Reacción Rápida de la Alianza Atlántica. Los embajadores del Consejo Atlántico, reunidos ayer en una sesión extraordinaria, acordaron desplegar en este país, considerado un estrecho aliado, mil militares, entre los que se incluye una compañía de 300 ingenieros y zapadores españoles, además de una compañía polaca y otra italiana bajo el mismo cuartel general, que hasta el 31 de diciembre estará bajo mando español. Se enviarán también equipos médicos y expertos en purificación de agua.

Los militares paquistaníes -con el presidente Pervez Musharraf al frente- prefieren que sea la OTAN, en lugar de la ONU, la que coordine todo el programa de ayuda al país. De ahí que se haya decidido el despliegue de un cuartel general temporal de la Alianza, muy posiblemente, en Islamabad: "Tanto la ONU como Pakistán están muy interesados en la capacidad de mando y control de la OTAN", señala una fuente de la Alianza. Su secretario general, Jaap de Hoop Scheffer, indicó que se encuentra en contacto con Kofi Annan en la ONU, quien tiene previsto asistir a la cumbre de donantes que se celebrará el miércoles en Ginebra. La Alianza ya se encarga de llevar a Pakistán las cerca de 1.000 toneladas de ayuda que la ONU ha almacenado en Turquía. Varios países han cedido aviones Hércules C-130, que en esta semana han realizado 10 vuelos desde la base turca de Incirlik cargados con mantas, tiendas y elementos de primera necesidad.

Un equipo de evaluación de la OTAN se encuentra en Pakistán desde hace una semana para analizar con las autoridades la mejor fórmula de ayuda. Durante su estancia han sobrevolado la zona de la catástrofe, que se extiende por unos 28.000 kilómetros cuadrados del noreste del país. Para el lunes está prevista la llegada desde Lisboa de los integrantes del cuartel general. Previsiblemente, al mismo tiempo llegará una avanzadilla de la compañía española.

Musharraf, en una entrevista concedida a la emisora británica BBC, señaló que el compromiso de ayuda de la comunidad internacional es "totalmente inadecuado" y señaló que se han ofrecido 620 millones de dólares (cerca de 520 millones de euros) para un programa de reconstrucción que costará al menos 5.000 millones de dólares. El presidente, sin embargo, restó importancia a la voz de la ONU clamando ayuda para evitar una segunda oleada de muertos entre los tres millones de personas que han perdido su casa y lo poco que tenían, y se mostró convencido de que Pakistán "será capaz" de hacer frente a la tragedia.

Musharraf reconoció que la tarea es "monumental", pero rechazó las críticas por no haber aceptado los helicópteros ofrecidos por India. "No vamos a permitir la entrada de militares indios, como ellos no permitirían la entrada de militares paquistaníes", dijo después de que durante días haya repetido sin cesar que Pakistán necesita más helicópteros para llevar alimentos, medicinas, tiendas y mantas a las zonas que han quedado inaccesibles por carretera.

La Unión Europea ha financiado con sus primeros 3,6 millones de euros la ayuda de emergencia de ONG como Oxfam, Cruz Roja, Ayuda en Acción y Save the Children, que ya estaban presentes en Pakistán. Ahora la agencia de cooperación de la Comisión Europea examina los proyectos de otras ONG europeas para repartir otros 10 millones de euros. Esta ayuda es complementaria de la que ofrecen los países de la UE de forma bilateral.

"La fase de emergencia aún no ha acabado, todavía hay mucha gente que necesita atención médica y que precisa ser evacuada. Además de ésta, nos centraremos en evitar la mortalidad posterior con el reparto de tiendas adaptadas para el invierno, agua potable y alcantarillado", afirma Peter Holdsworth, enviado de la UE para la ayuda a Pakistán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de octubre de 2005