Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Argentina crea una comisión para buscar a las víctimas españolas

La unidad especial investigará el paradero de 47 desaparecidos

El Gobierno argentino anunció ayer la creación de una unidad especial de investigación sobre el paradero de los desaparecidos españoles durante la dictadura militar argentina (1796-1983). Dicha comisión pedirá al Ejército argentino que abra sus archivos para ayudar a conocer el destino de estos represaliados, según anunció ayer el secretario derechos humanos del Gobierno, Eduardo Luis Duhalde.

La nueva comisión considerará españoles no sólo a las personas que en el momento de su desaparición tuvieran la ciudadanía española, sino a todos aquellos descendientes a los que se pueda aplicar el derecho de sangre.

El anuncio fue realizado durante el homenaje que la colectividad española realizó anoche en la Embajada de España en Buenos Aires a los desaparecidos españoles, en el cual se inauguró un monumento que presidirá los jardines de la cancillería española. "El Gobierno argentino quiere expresar así su reconocimiento al pueblo de España por la solidaridad demostrada durante estos años en la lucha contra la impunidad", destacó Duhalde.

El secretario derechos humanos del Gobierno recalcó el papel jugado por el juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón y el fiscal del Tribunal Supremo Carlos Castresana en los procesos abiertos en España mientras en Argentina las leyes de Obediencia Debida y Punto Final paralizaban la acción de la justicia. "Fue un acto grandioso de justicia universal", añadió el representante del Gobierno argentino. En la nueva comisión la administración española estará presente mediante un representante designado por la embajada.

Oficialmente la cifra de desaparecidos españoles asciende a 47 personas aunque hay otros, como el hijo de Azucena Bermejo detenida en Tucumán cuando estaba embarazada, que no están incluidos en este listado. "El número total podría situarse en unos 400 desaparecidos", apuntó María Consuelo Castaño, presidenta de la Comisión de Desaparecidos españoles.

"Hemos vivido una situación de abandono por parte del Estado", destacó Castaño quien no obstante aseguró que en la actualidad tanto en España como en Argentina existe una voluntad política de avanzar en el esclarecimiento de la verdad. Castaño se entrevistó el pasado mes de enero en Buenos Aires con el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero, a quien -junto a otra asociación de familiares de detenidos desaparecidos españoles-, propuso la creación de una Comisión de la Verdad. "Zapatero contestó que la estudiaría", asegura.

Los familiares de desaparecidos españoles también quieren que el Gobierno español instituya una fecha, el 30 de septiembre, como día conmemorativo de sus familiares y que en los planes de ayuda social establecidos por el Estado se incluya la figura del desaparecido.

"Un huérfano puede recibir ayudas porque es una figura reconocida por la legislación española, pero el hijo de un desaparecido no", subrayó la presidenta de la Comisión de Desaparecidos españoles, quien reveló también que desde hace cinco años muchos familiares de desaparecidos españoles se encuentran sin respaldo legal para afrontar los trámites relativos a los sumarios de sus seres queridos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de octubre de 2005