La reforma de las carreras mantiene Historia del Arte y aplaza el debate de Humanidades

El Gobierno definirá alrededor del 50% de los contenidos de las titulaciones

La comisión de expertos encargada de revisar las futuras carreras universitarias para su adaptación al espacio común europeo decidió ayer que Historia del Arte seguirá existiendo. Se despeja así la polémica abierta meses atrás cuando trascendió que podría caerse del nuevo mapa de titulaciones. Algo similar ocurrió con la carrera de Humanidades, sin embargo, habrá que esperar para saber si ésta también ha sido indultada. El Gobierno definirá en los próximos meses el 50% del contenido de varias carreras, entre ellas Lenguas Modernas, y las universidades completarán el resto.

La posible eliminación de la carrera de Historia del Arte trascendió hace algunos meses a medida que iban trabajando las subcomisiones encargadas de rediseñar el futuro catálogo de títulos universitarios y levantó una fuerte polémica entre los estudiantes y profesores de esa disciplina, que organizaron varias protestas públicas. Ahora, el futuro de esos estudios ha quedado despejado. Así se acordó ayer en la reunión que mantuvieron el grupo de expertos y el secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez.

En dicha reunión se fijó un calendario de trabajo para definir los contenidos de algunas titulaciones; este proceso servirán de modelo para proseguir con el resto de las titulaciones e ir dibujando el futuro mapa de carreras. Humanidades no estaba entre las titulaciones con las que se comenzará, así pues, habrá que esperar para saber si seguirá existiendo o desaparecerá. El calendario se divide en cuatro fases, la primera de ellas, en octubre de este mismo año, cuando el ministerio definirá alrededor del 50% de un grupo de titulaciones; lo mismo hará en febrero y septiembre de 2006 con otras tantas; y en febrero de 2007 completarán otro puñado de carreras. En cada una de esas fases se trabajará con titulaciones de las distintas áreas de conocimientos. En el campo de las Humanidades se comenzará con Filosofía, Historia, Historia del Arte, Geografía y Lenguas Modernas; en Ciencias Sociales y Jurídicas se abordarán los contenidos comunes de Economía, Administración de Empresas, Derecho, Psicología, Magisterio de Infantil y Magisterio de Primaria; en la rama de las carreras técnicas se diseñará el plan de estudios mínimo de Ingeniería de Telecomunicaciones, Ingeniería Mecánica e Ingeniería Aeronáutica; las Ciencias Experimentales comenzarán con Matemáticas, Físicas, Biología, Química y Geología; por último, en Ciencias de la Salud, los trabajos empezarán con Medicina, Enfermería y Fisioterapia.

Salvador Ordóñez insistió en que el futuro catálogo de grados (como se llamarán las carreras una vez adaptadas al Espacio Europeo de Educación Superior) será "sensiblemente mayor que el actual, variado y adaptado a la demanda, teniendo siempre en cuenta la autonomía de las universidades y de las comunidades autónomas". Las universidades podrán crear cualquier título oficial que la sociedad necesite y que las Comunidades Autónomas consideren oportuno.

Podrán hacerlo siguiendo un modelo similar al que ya existe en otros países europeos, el Gobierno define grandes familias de títulos con una denominación genérica, que luego se convierten en muchos títulos a medida que las universidades van diseñando la mitad del plan de estudios que el Gobierno deja abierta.

De esta manera, al finalizar la carrera un estudiante tendrá un título general con una mención particular, del centro donde cursó los estudios, que especifique los conocimientos adquiridos. Además, es estas primeras fases de trabajo se establecerán itinerarios entre las distintas titulaciones para que el estudiante pueda saltar de una carrera a otra una vez completado un tronco común para reconducir su vocación, si así lo desea. Caben también otras fórmulas, como la doble titulación, es decir, la posibilidad de establecer un plan de estudio mediante el que se cursen dos carreras.

Lenguas Modernas será una de las carreras que se definirán en estos primeros meses. el ministerio decidirá los conocimientos básicos que estudiarán todos los que se matriculen en ella y las universidades diversificarán su oferta mediante el diseño de la mitad de su plan de estudios. Con un sistema como este podrían diseñarse filologías como la catalana o la de lengua vasca.

Ordóñez señaló además que habrá "un grado de optatividad importante" y que el mapa de titulaciones estará abierto a futuras incorporaciones que decidan las universidades.

Reunión de los expertos universitarios con la ministra de Educación y el secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez.
Reunión de los expertos universitarios con la ministra de Educación y el secretario de Estado de Universidades, Salvador Ordóñez.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción