Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA FINANCIACIÓN DE LA SANIDAD

La Generalitat, satisfecha por que se aborde el déficit

La propuesta del Gobierno sobre el déficit sanitario ha sido inicialmente bien acogida por el director de Estrategia y Coordinación del Departamento de Salud de la Generalitat catalana, Manuel Balcells. Lo más importante en este caso no es la cantidad de que se hable en este momento, señaló Balcells, "sino la discusión sobre los criterios a adoptar para evaluar el déficit anual y la consiguiente distribución de los fondos que se asigne", explicó.

Balcells, que es el número tres en el Departamento de Salud y uno de los vicesecretarios generales de Esquerra Republicana (ERC), considera muy positivo que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero se haya decidido a abordar la cuestión del déficit de la sanidad pública, que es un grave lastre para las comunidades. "Bienvenido sea que el Gobierno mueva este asunto", dijo.

Los titulares de los Departamentos de Economía y de Salud, Antoni Castells y Marina Geli, respectivamente, ambos socialistas, declinaron pronunciarse sobre la propuesta del Gobierno. El Gobierno catalán celebra hoy su primera reunión tras las vacaciones. Castells es el encargado de negociar este asunto con el vicepresidente económico del Gobierno, Pedro Solbes.

Pero no es el único. El secretario general de ERC y presidente de su grupo parlamentario en el Congreso, Joan Puigcercós, reclamó a finales de julio al vicepresidente Solbes una partida de 3.600 millones de euros en los Presupuestos del Estado de 2006 destinada a enjugar el déficit de la sanidad pública. Este fondo se distribuiría entre todas las comunidades.

Criterios para el cálculo

Pero una cosa es el déficit ya contraído por las comunidades en los ejercicios anteriores y otra el incremento de la financiación anual para evitar que siga creciendo. La discusión actual se centra en los criterios a adoptar para el cálculo de la aportación anual necesaria para evitar que siga produciéndose déficit en cada ejercicio presupuestario. "Hay que decidir si este cálculo se hace sobre la base de la población de las comunidades, si se hace teniendo en cuenta sólo a los habitantes que figuran en el censo o también a los inmigrantes, o sólo a los inmigrantes con tarjeta sanitaria. O basándose en criterios como la cohesión social, por ejemplo", señala Balcells.

El Gobierno catalán ha elaborado su propia propuesta sobre este asunto durante más de un año; Balcells explicó ayer que "ya está suficientemente madura" como para darla a conocer. Para mostrar la predisposición a abordar el problema, el Ejecutivo autónomo que preside Pasqual Maragall incrementó el impuesto de carburantes en 2004.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 23 de agosto de 2005