Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
NOTICIAS Y RODAJES

Seis actores argentinos se desnudan en un libro

Los libros y la pantalla fueron la tabla de salvación de François Truffaut, nacido en secreto de un amor juvenil. Una biografía, aparecida en España con motivo de la Feria del Libro de Madrid, indaga en los secretos de la vida del cineasta francés. El imaginario literario de Luis Buñuel es objeto de un estudio realizado por el profesor Víctor Fuentes en La mirada de Buñuel. Cine, literatura y vida. Un recorrido por el puente cinematográfico abierto por los actores argentinos hacia España constituye otra de las novedades de la feria. En las casetas también se podrán encontrar los últimos guiones del cine español y una larga conversación con Agustín González. El gran Kurosawa y su obra es otra de las ofertas más llamativas.

El éxito de El hijo de la novia, de Juan José Campanella, dio el pistoletazo de salida en 2002, y desde entonces el cine argentino se ha ido abriendo hueco en las carteleras españolas y sus coproducciones con España proliferan. Títulos como Nueve reinas (Fabián Bielinsky), Kamchatka (Marcelo Piñeyro) o Historias mínimas (Carlos Sorín) dicen mucho de este auge. Pero el periodista Juan Carlos González Acevedo (Barcelona, 1967) quedó seducido por su cinematografía mucho antes. Sucumbió al ver Un lugar en el mundo (1992), de Adolfo Aristarain. Desde entonces ha recopilado material y hace dos años se sentó delante del ordenador para dar forma a Che, qué bueno que viniste. El cine argentino que cruzó el charco (Diëresis). El libro se articula mediante entrevistas a seis actores argentinos con estrecha relación con España: Héctor Alterio, Ricardo Darín, Cecilia Roth, Leonardo Sbaraglia, Miguel Ángel Solá y Federico Luppi.

"Alterio llegó en los setenta perseguido por la dictadura, Cecilia tuvo también que exiliarse junto con su familia, Luppi vino tras el corralito... Todos llegaron por un drama, menos Sbaraglia, que, en la cumbre de su carrera en Argentina, decidió probar suerte aquí y por aquí sigue", explica González Acevedo. "Son conscientes de la rabiosa marejada histórica que sacudió la cultura en las feroces décadas del silencio y la muerte en Argentina", según palabras de Luppi, que es también el autor del prólogo de Che, qué bueno que viniste. La obra incluye también una reflexión sobre la colaboración de las dos cinematografías y un índice de películas estrenadas en España desde 1998.

"Todos viven aquí salvo Darín, que se resiste a dejar su país, y Cecilia, que ahora está a caballo entre los dos países". Al autor le gustaría que "no sólo las productoras españolas pongan dinero a proyectos argentinos, sino que ocurriese a la inversa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de junio de 2005