Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno constata que la anchoa se halla al borde de la extinción en el Cantábrico

Las cofradías intentan que los 3.000 pescadores de la flota se manifiesten en Madrid

La anchoa corre peligro de desaparecer en el Cantábrico, según un estudio de la fundación científica pública Azti. El estudio, elaborado entre el 12 y el 17 de este mes, señalan que se ha detectado tres veces menos huevos de anchoa que en años anteriores y que esta especie se encuentra por debajo de la llamada "biomasa límite", a partir de la cual no hay garantía de supervivencia. El Gobierno vasco, que criticó ayer la pasividad del Ejecutivo central, ha convocado una reunión con los otros consejeros de Pesca del Cantábrico y exige que se paralicen las capturas todo el año.

MÁS INFORMACIÓN

Los 210 barcos de la flota de bajura cantábrica permanecen amarrados desde el 12 de mayo por las mínimas capturas conseguidas desde que el 15 de abril se inició la costera de la anchoa: 160 toneladas. Esta cifra tan baja no se había registrado "nunca antes en esta pesquería", señala el informe de Azti. Para estas fechas se tendrían que haber alcanzado el 40% de las capturas de todo el año, que deberían rondar las 4.500 toneladas, según afirmó ayer el consejero de Agricultura y Pesca, Gonzalo Saenz de Samaniego.

El estudio señala que en los tres años anteriores la anchoa ha estado por debajo de la llamada biomasa de precaución, a partir de la cual no se puede garantizar la viabilidad de esta pesca. En este ejercicio, según los datos provisionales de Azti, es "muy probable" que haya caído por debajo de la biomasa límite, lo que supone el riesgo de desaparición de la especie. Los datos obtenidos señalan que el número de reproductores es inferior a 21.000 toneladas, la mitad que el pasado año, un dato "que no tiene precedente en la serie histórica", explicó ayer el director de Azti, Rogelio Rojo.

La sociedad pública, dependiente de la consejería de Pesca, dice que estos fallos en la reproducción explicarían las mínimas capturas en esta primavera, que no habían alcanzado cifras tan bajas desde 1940. Aunque Azti espera contar con los datos definitivos para primeros de junio, la información disponible indica que el número de anchoas adultas y los huevos es "tres veces menor que en años anteriores". Rogelio Pozo explicó que el número de ejemplares jóvenes que cada año se incorpora a los caladeros para el siguiente "cayó en torno a un 80%" entre 2003 y 2004.

El informe agrega que, si se confirmase que se está por debajo de la biomasa límite, "se desconoce la capacidad de recuperación" y sería necesario prohibir la pesca de la anchoa por el elevado riesgo de su desaparición en el Cantábrico. "Hay casos de otros mares en los que ha desaparecido", precisó el consejero de Pesca.

Saenz de Samaniego dijo que ayer inició los contactos con el resto de consejeros de Pesca del Cantábrico para celebrar la próxima semana una reunión en Bilbao con el fin de acordar una postura conjunta. El martes está previsto otro encuentro con el Ministerio de Pesca, al que el consejero acusó de "dar largas, como si no pasara nada".

El titular vasco de Pesca dijo que ha enviado el informe de Azti a la Unión Europea para que, basándose en la normativa existente, se decrete la paralización de capturas para todas las flotas durante al menos seis meses. El jueves, el Ministerio de Pesca, que está pendiente de los resultados de un estudio, ya realizó la petición de una parada biológica que incluya una subvención al sector de 1.000 euros por tripulante al mes y 22.000 euros de media por barco. La oferta económica fue rechazada por los arrantzales.

El Ejecutivo autónomo está preocupado por el inicio de la campaña, el próximo 1 de junio, de la flota francesa. "Sería un sarcasmo que empezaran", dijo el consejero vasco.

El viceconsejero Luis Miguel Macías dijo que el ministerio ha demostrado "nula capacidad de reacción" y "contumacia en sus errores". Macías censuró que "trate de reducir el problema a las ayudas". Exigió que se cierren las capturas para este año, el cambio en el modelo para fijar las cuotas anuales de pesca y la ruptura del acuerdo de Arcachon. Este obliga a España, que tiene el 90% de la cuota, a ceder a Francia (el 10% restante) 9.000 toneladas de anchoa al año a cambio de 2.200 toneladas de merluza y otras especies afines, así como un paro de la flota gala entre el 20 de marzo y el 31 de mayo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 21 de mayo de 2005