Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Científicos de EE UU impulsan el Proyecto Genoma para el Cáncer

Plan para recopilar en un banco de datos las secuencias del ADN de tumores

Eminentes científicos de Estados Unidos han lanzado el proyecto de recopilar un catálogo exhaustivo de anomalías genéticas relacionadas con el cáncer. El Proyecto Genoma para el Cáncer en Humanos tiene mayor envergadura que el del Genoma Humano y su finalidad será determinar la secuencia del ADN de miles de muestras de tumores en busca de las mutaciones que desencadenan un cáncer.

Los defensores del proyecto afirman que un banco de datos con todas estas mutaciones, de libre acceso para los investigadores, proporcionará pistas para el desarrollo de nuevas formas de diagnóstico, tratamiento y prevención. "Si conocemos los defectos de las células cancerígenas habremos llegado al talón de Aquiles de los tumores", dice el doctor Eric S. Lander, director del Broad Institute e investigador genético de Cambrigde, Massachusetts (EE UU).

El plan prevé un desarrollo de nueve años y un coste de 1,35 billones de dólares

El proyecto costará aproximadamente 1,35 billones de dólares durante nueve años, pero todavía no se sabe cómo se va a financiar. De momento, el Gobierno parece estar dispuesto a empezar con ensayos parciales, pero hay detractores. El doctor J. Craig Venter, que lideró un proyecto privado para descifrar el genoma humano en competencia con el proyecto público, sostiene que tendría más sentido observar familias específicas de genes que se sabe que están relacionadas con el cáncer. "La propuesta supone desviar uno o dos millones de dólares de otras áreas de la investigación sin tener clara la respuesta que se va a obtener", dice.

Pero Lander y otros partidarios del proyecto afirman que éste es el momento adecuado porque se dispone de la secuencia completa del ADN humano con la que comparar las células tumorales. Además el coste de la secuenciación está disminuyendo y los descubrimientos de genes relacionados con el cáncer en humanos han contribuido a nuevas terapias con fármacos.

La propuesta, que se presentó el mes pasado ante un comité consultivo de los Institutos Nacionales del Cáncer, está encabezada por los doctores Lander y Leland H. Hartwell, un laureado Nobel que preside el Centro de Investigación contra el Cáncer en Seattle (EE UU). También han participado Harold Varmus, premio Nobel y antiguo director del National Institute of Health, y Bruce Stillman, presidente del Cold Spring Harbor Laboratory en Long Island (EE UU). Varmus, presidente del Memorial Sloan-Kettering Cancer Center de Nueva York, ha afirmado que el proyecto "podría cambiar por completo el abordaje del cáncer".

Anna D. Barrer, subdirectora de tecnologías avanzadas y estratégicas en el National Cancer Institute, y Francis Collins, director del National Human Genome Research Institute, dos de las agencias que podrían liderar la financiación del proyecto, ya han asegurado estar ansiosos por iniciarlo. Los representantes del Gobierno y Lander admiten que encontrar el dinero será difícil, pero esperan que el Congreso y la industria farmacéutica pongan de su parte.

El proyecto pretende determinar la secuencia de ADN en al menos 12.500 muestras de tumores, 250 muestras de cada una de los 50 principales tipos de cáncer, para identificar las mutaciones que lo provocan. Pero ésta es una tarea abrumadora. En general, cada célula tumoral contiene un despliegue completo de ADN humano, una cadena de tres billones de letras del código genético. Por eso, determinar la secuencia completa de todos los tumores equivaldría a 12.500 proyectos Genoma Humano. Dado el enorme coste "de momento la propuesta es secuenciar sólo los genes activos en los tumores, que suponen del 1% al 2% del ADN", ha explicado Lander. Incluso esta opción requerirá al menos 100 veces más secuenciación que el Proyecto Genoma Humano.

El Broad Institute, del grupo de Lander, es un centro muy importante en la secuenciación de ADN y es uno de los candidatos para desarrollar el proyecto. Los promotores recuerdan que la información sobre mutaciones ya ha aportado éxitos importantes en la lucha contra el cáncer. Muchos casos de leucemia mieloide crónica, un tipo de cáncer de la sangre, están causados por un defecto cromosomal concreto que conduce a la producción de una proteína aberrante. Gleevec, fármaco diseñado para bloquear esta proteína, ha obtenido resultados muy buenos. Iressa ha demostrado ser muy efectivo en el cáncer de pulmón, pero sólo en el 10% de los pacientes. Parece que coincide con los que presentan una determinada mutación genética. El Wellcome Trust Sanger Institute del Reino Unido ha descubierto una mutación en unos dos tercios de los casos de melanoma, un tipo de cáncer de piel que puede ser mortal. Y científicos de la Universidad Johns Hopkins han hallado ciertos cambios genéticos relacionados con el cáncer de colon. Los partidarios del proyecto genoma del cáncer afirman que se puede progresar más rápidamente con un gran esfuerzo coordinado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 5 de abril de 2005