Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Tres hermanos de Cela piden que su hijo presida la fundación

Juan Carlos Cela Trulock, hermano del premio Nobel de Literatura, ha pedido en una carta al presidente de la Xunta, Manuel Fraga, que haga uso de "su autoridad moral y su prestigio" para recomendar que sea Camilo José Cela Conde, hijo del escritor, el que presida la fundación que lleva el nombre del autor de La colmena, en lugar de Marina Castaño, su viuda. "Creemos que doña Marina Castaño no es la persona intelectualmente adecuada para dirigir la Fundación CJC", afirma en esa carta Juan Carlos Cela, que escribe "en nombre" de sus otros dos hermanos, residentes en Madrid, Maruxa y Jorge. El hermano del novelista le dice a Fraga que "la razón principal" para dirigirse a él "es el deterioro de la imagen de la Fundación Camilo José Cela" y, según informaciones aparecidas en diferentes medios de comunicación, "las irregularidades que se han sucedido".

En su respuesta, Fraga se muestra convencido de que Juan Carlos Cela expresa sus opiniones sobre la fundación "con la mejor de las intenciones", lo que le agradece. No obstante, le recuerda que la fundación es una institución "con sus propios estatutos y un funcionamiento independiente, condicionado única y exclusivamente por lo que estiman más conveniente sus patronos, decisiones que debemos respetar y respaldar".

Camilo José Cela Conde aseguró, por su parte, que si los patronos de la fundación le pidieran que fuera presidente, él aceptaría.

Marina Castaño, viuda de Cela, aseguró ayer que, desde que preside el Patronato de la Fundación, siempre ha contado con "el respaldo unánime" de los patronos, y añadió que los resultados de su gestión "han sido espectaculares". La viuda del autor tiene "perfecto conocimiento" de la carta, y afirma que cuenta con el respaldo de Fraga y de los dos hermanos de su marido que forman parte del Patronato, José Luis y Ana Cela. Castaño opina que si su marido quiso que ella fuera su sucesora en la presidencia, "eso es inamovible", y señala que los hermanos que desean que ella abandone ese cargo "apenas tuvieron contacto con mi marido y tampoco nunca tuvieron el más mínimo interés por la fundación".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de octubre de 2004