La OMS admite que ignora el origen del brote de SARS en China

Los investigadores viajarán a la provincia de Anhui en busca de indicios

Los expertos de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que investigan en China el último brote de SARS (siglas de síndrome respiratorio grave y agudo, en inglés) reconocieron ayer no tener aún "ninguna pista" sobre su origen. Hasta ahora se han registrado dos casos confirmados y seis sospechosos. A finales de abril se puso en cuarentena a más de 600 personas en Pekín y a 133 en la provincia oriental de Anhui.

Más información
El sudor, posible vía de contagio del SARS

"Entramos el viernes por tercera vez en el laboratorio del Instituto de Virología de Pekín para tomar nuevas muestras, aunque seguimos sin conseguir pistas", afirmó Roy Wadia, portavoz de la OMS. Los primeros resultados de las investigaciones rodean de misterio el origen del brote en China y anuncian que la investigación será compleja. "No sabemos qué pasó realmente", añadió Wadia. Los indicios relacionan el brote con el contagio de una investigadora del Instituto de Virología, Song Wei, nacida en la provincia oriental de Anhui, que será dada de alta mañana.

Las muestras serán enviadas a un laboratorio de Hong Kong, mientras otro equipo de expertos irá en los próximos días a Anhui para recabar más información en el hospital donde ingresaron dos de los pacientes diagnosticados. "Es demasiado pronto para decir que el brote está controlado", dijo Wadia.

El pasado miércoles abandonó el hospital la enfermera que se contagió al cuidar de la investigadora, y que fue el primer caso de SARS confirmado por las autoridades chinas esta temporada. En las últimas 24 horas no se ha producido ningún caso caso, y 115 personas salieron de la cuarentena que les fue impuesta por haber tenido contacto con algún enfermo.

En 2003 murieron de SARS unas 800 personas en el mundo.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS