Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:CRÓNICA EN VERDE

Los pájaros más raros

Al menos seis especies de aves exóticas se han instalado como reproductoras en Andalucía

Sevilla
La presencia de animales o vegetales exóticos en diferentes ecosistemas andaluces se ha convertido en una grave amenaza para la biodiversidad autóctona. En el caso de las aves existen al menos seis especies invasoras que han terminado por instalarse, como reproductoras autosuficientes, en diferentes puntos de la comunidad autónoma, y la cifra podría seguir incrementándose si no se halla algún remedio. Un fenómeno cuyos efectos no se conocen con detalle y que no parece fácil de controlar.

La globalización también afecta al reino animal, sometido, como cualquier otro elemento del que pueda obtenerse rendimiento económico, a las leyes de un mercado que no conoce fronteras. Así, las tiendas de animales han ido incorporando a su oferta un sinfín de especies exóticas que no hace muchos años eran unas perfectas desconocidas para los usuarios de este tipo de establecimientos.

Los escapes accidentales, o las sueltas deliberadas, han hecho que muchas de estas aves hayan terminado viviendo en territorios que les son ajenos, aunque en algunos casos han logrado adaptarse a los mismos sin demasiados problemas. Según datos de la Sociedad Española de Ornitología (SEO), hasta ahora, y en todo el país, han podido observarse en libertad hasta 274 especies exóticas, y más de 50 han logrado reproducirse en alguna ocasión. A juicio de este colectivo, "es previsible que estas cifras aumenten en el futuro, ya que cualquier especie que se encuentre en cautividad es susceptible de ser observada en libertad".

Dentro de este amplio catálogo de especies que no son propias de la avifauna autóctona, hay un reducido grupo que causa especial inquietud en círculos conservacionistas. Se trata de aquellas aves exóticas que han logrado establecer poblaciones autosuficientes mediante la reproducción de sus efectivos, capaces, por tanto, de multiplicar sus efectivos sin necesidad de que se produzcan nuevos escapes o liberaciones. Al menos son seis las especies que se incluyen en este apartado, y todas ellas están presentes en Andalucía.

El caso más llamativo es el de la cotorra argentina. Aunque su área de distribución natural se extiende desde el norte de Bolivia hasta la Patagonia argentina, ha conseguido introducirse en otros países de América y en algunos de Europa gracias a su frecuente comercialización en tiendas de animales. En España la primera observación de una pareja en libertad se anotó en un parque urbano de Barcelona en 1975. Doce años después ya se estimaba una población cercana a las 600 parejas en todo el país, y hoy se calcula que nidifican no menos de 1.300 parejas.

En Andalucía se ha certificado la presencia de la cotorra argentina como ave reproductora en las ocho provincias, aunque es en Málaga donde se concentra un mayor número de individuos. En esta provincia la especie ha pasado de unas 90 parejas en 1994 a más de 300 en la actualidad, la mayoría de ellas instaladas en zonas costeras y sobre eucaliptos.

A juicio de los especialistas de la SEO, y vistas las tasas de crecimiento anual que experimenta este ave, "es previsible que su población reproductora siga en aumento en las localidades en las que está establecida". En sus países de origen llega a considerarse como una plaga, capaz de producir serios daños en los cultivos de maíz y girasol, motivo por el que los ornitólogos proponen que se efectúe un seguimiento de su evolución en España y se estudien, incluso, medidas de manejo y control.

No es ésta, sin embargo, la especie exótica más abundante. El pico de coral, de origen africano, se reproduce ya en 21 provincias españolas, con una población total que podría llegar a las 12.000 parejas, la mayoría de ellas distribuidas entre la cuenca del Guadiana y el suroeste de Galicia. En Andalucía se ha localizado un núcleo, de entre 200 y 400 parejas, afincado en las márgenes del río Guadalquivir, cerca de la ciudad de Sevilla, además de unas 100 parejas en la provincia de Málaga y algunos grupos más reducidos en Granada.

De Asia procede el bengalí rojo, muy popular como ave de jaula, lo que explica que haya terminado por hacerse presente en numerosos países de varios continentes. En Europa concentra sus efectivos (más de 6.000 individuos reproductores) en la Península Ibérica e Italia. La SEO considera que, como mínimo, se han establecido en nuestro país unas 675 parejas, sobre todo en la cuenca extremeña del Guadiana, aunque también se han encontrado en diferentes puntos de Huelva, Sevilla, Málaga y Granada. Aunque se encuentra en expansión nada se sabe de las posibles alteraciones que podría causar.

De forma natural la cotorra de Kramer habita en diferentes puntos de África y Asia, aunque ya en 1969 se localizaron individuos introducidos en Inglaterra, circunstancia que también se fue anotando en otros países europeos. En España se estima en unas 254 parejas la población reproductora de la especie, aunque se sospecha, debido a las dificultades para observarla durante el periodo de nidificación, que la cifra real es mucho mayor. El núcleo más importante se ha establecido en Cataluña (alrededor de 100 parejas), si bien Andalucía alberga, al menos, unas 73 parejas, repartidas entre Málaga (45), Sevilla (25), Granada (2) y Almería (1).

La llave de la caza

En algunos casos, las aves exóticas que han terminado por establecerse en diferentes zonas de España han llegado a nuestro país debido a sus valores cinegéticos. La caza ha sido la llave que les ha permitido colonizar numerosas áreas y extenderse a gran velocidad, como ha ocurrido con el faisán vulgar. Procedente de Asia, donde ocupa un vasto territorio, ya en época romana se introdujo en un buen número de países europeos debido al aprecio que se le tenía como manjar.

En España su distribución, señala la SEO, está directamente relacionada con las frecuentes sueltas de individuos, procedentes de granjas, que se efectúan en cotos privados de caza y, en menor medida, por su utilización como ave ornamental en parques y jardines. El número de parejas reproductoras se estima en algo menos de 400, y no parece que esta población vaya a crecer ya que está regulada por el propio aprovechamiento cinegético. En Andalucía se ha anotado la presencia de pequeños núcleos de faisán vulgar en Huelva, Sevilla, Cádiz, Málaga y Granada.

La tórtola doméstica, que tiene sus territorios originales en África y Oriente Medio, completa la lista de especies exóticas que en España son capaces de sobrevivir, en libertad, de forma autosuficiente. Hasta ahora ha conseguido establecerse como reproductora a partir de los ejemplares con los que se comercia en tiendas de animales y mercadillos, siendo frecuente su empleo por los aficionados a la cría de palomas. El número de parejas censadas en todo el país no supera las 200.

En la costa levantina también se han localizado algunos núcleos de esta especie, y en Andalucía los datos recopilados por la SEO sólo advierten de la presencia de una pareja en Málaga.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 4 de enero de 2004

Más información