Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aprueba para 2004 su cuarto Presupuesto con déficit cero

Los ingresos del Estado crecerán un 5,9%, mientras los gastos lo harán en un 3,9%

Los Presupuestos del Estado volverán a registrar un equilibrio entre ingresos y gastos el año próximo. El Consejo de Ministros aprobó ayer las cuentas públicas para 2004, las cuartas con déficit cero. El saneamiento se logrará compensando el 0,4% de déficit que se prevé registren todas las administraciones del Estado con el 0,4% de superávit de la Seguridad Social. Para el Estado, los ingresos crecerán un 5,9%, mientras los gastos lo harán un 3,9%. Justicia, seguridad, investigación, gasto social e infraestructuras serán las prioridades, mientras defensa se conformará con una cifra en torno al 4%.

El Gobierno insiste el año próximo en una de sus principales banderas económicas durante esta legislatura: el déficit cero. Con el argumento de que los países que no tienen déficit son los que crean empleo, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, presentó ayer las principales líneas de las cuentas públicas para 2004 tras ser aprobadas por el Consejo de Ministros.

El Estado central ingresará un total de 110.496 millones de euros, un 5,9% más de lo que el Ejecutivo prevé haber ingresado a finales de este año (antes de la cesión a las comunidades y los ayuntamientos). Este crecimiento es igual al previsto para el conjunto de la actividad económica (5,9% nominal, es decir, sin descontar la inflación). Frente a esos ingresos, el Estado gastará 117.627 millones, un 3,9% más que en el presupuesto inicial de 2003. La diferencia entre ingresos y gastos arroja un desequilibrio del 0,4% del PIB, que se verá compensado con el excedente de la Seguridad Social, equivalente a ese porcentaje, y con el equilibrio en las comunidades y los ayuntamientos.

Los ingresos con mejor evolución el próximo año serán los provenientes de impuestos. El Gobierno espera recaudar 97.923 millones de euros, un 6,9% más que en 2003. Por el contrario, el resto de los ingresos caerá el 3,9%.

Aunque es el cuarto Presupuesto consecutivo que se elabora con las cuentas cuadradas, la presentación de este año cobra especial relevancia porque el contexto de la zona euro dista mucho del equilibrio. La Comisión Europea prevé cerrar este año con un déficit medio del 3% en la zona euro y gigantes como Alemania y Francia han incumplido ya dos veces el límite que fija el Pacto de Estabilidad y Crecimiento (3%). Para 2004, los Presupuestos de Francia y Alemania también rebasan ese límite.

Un 4% para Defensa

A la espera de detallar todas las partidas el próximo martes, cuando los Presupuestos lleguen al Congreso de los Diputados, Montoro adelantó ayer las prioridades de gasto para 2004. La primera de ellas es Interior y seguridad ciudadana, cuyo presupuesto se verá incrementado un 8,6%.También crecerá un 7,5% la cantidad destinada a Justicia. Las inversiones en investigación y desarrollo, uno de los campos en los que España está más atrasada con respecto a la media comunitaria, avanzarán el 7,3%. El gasto social (6,8% más) y las infraestructuras (6,4%) completan el capítulo de prioridades del Ejecutivo. El gasto en Defensa crecerá entre 4% y un 5%.

Los presentados ayer constituyen "unos Presupuestos creíbles que atienden a las demandas de los ciudadanos", en palabras de Montoro. El esqueleto de estas cuentas descansa en una previsión de crecimiento económico del 3% para 2004 en términos reales (descontada la inflación), y el 5,9% nominal (con inflación). También para 2003 se trabajó con este supuesto, aunque finalmente el Gobierno tuvo que rebajar en agosto tal previsión hasta el 2,3%.

Además del Presupuesto, el Consejo de Ministros dio ayer también el visto bueno a la llamada Ley de Acompañamiento, el cajón de sastre donde se incluyen otras partidas muchas veces ajenas a los Presupuestos. Ahí figuran los compromisos que el Ejecutivo asumió con los funcionarios el año pasado para incrementar sus retribuciones por encima del 2% mediante pagas extras, cupos ligados a la productividad y fondos de pensiones.

Esta ley fija también la congelación de impuestos especiales y la subida del 2% de la mayoría de las tasas (la inflación prevista). También se eliminará el impuesto de sucesiones para los seguros de vida de fallecidos por terrorismo o en misiones internacionales. Asimismo se modifica la limitación que antes existía para acumular pensiones de viudedad y orfandad. A partir del año próximo existirá un único límite: que la cuantía que se perciba no sobrepase el 100% de la base reguladora de la prestación.

Críticas al PSOE

El ministro de Hacienda se refirió también a la alternativa presupuestaria que el PSOE ha presentado esta semana. Frente a las propuestas del Gobierno, "fiables y creíbles", Montoro subrayó "el esfuerzo del PSOE por encontrarse a sí mismo" con unas ofertas "que nos confunden a todos".

El primer partido de la oposición arremetió ayer con objeciones a las cuentas del Gobierno. "Estos Presupuestos no afrontan ninguno de los problemas de la economía española ni resuelven, por tanto, los que afectan a multitud de familias y empresas", señaló el secretario socialista de política económica, Jordi Sevilla. El PSOE considera que el Ejecutivo ha elaborado sus pronósticos al margen de la coyuntura internacional y critica que se vuelva a anunciar un crecimiento del gasto social por séptimo año consecutivo, "cuando los seis anteriores no cumplió su compromiso".

Para IU, los Presupuestos son "antisociales e injustos", ya que "consagran la evasión fiscal de las rentas más altas, estancan el gasto público y reducen el gasto social". Comisiones Obreras asegura que el equilibrio es posible gracias al aumento de la presión fiscal y la desaparición de determinadas partidas de gasto del Presupuesto. En la misma línea, UGT critica la falta de transparencia y reclama más atención a la inversión y a las políticas activas de empleo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 27 de septiembre de 2003