Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:LA RUTA DEL VINO

Rotunda independencia

Fernando J. Rodríguez elabora sus vinos en Sotés fuera de la denominación de origen Rioja

A los aficionados a las bebidas de alta graduación no les serán extraños el pacharán Las Endrinas o el aguardiente La Gallega, elaborados por Destilería San Fermín, empresa familiar con sedes en Albelda (La Rioja) y Viana (Navarra). A su frente se encuentra Fernando J. Rodríguez quien, a sus 36 años, ha hecho pública una devoción personal hasta ahora sólo conocida por sus íntimos, algunos iniciados y una docena de restaurantes: la elaboración de un vino con las uvas de los viñedos familiares.

La empresa puede tener bastantes ingredientes de capricho, pero Rodríguez la ha emprendido desde la más absoluta independencia, con lo que eso conlleva. La bodega, que se encuentra en Sotés, en plena denominación de origen Rioja, no está adscrita a su consejo regulador. por ello, las botellas no llevan ninguna mención a su lugar de elaboración, ni a la añada, ni a las uvas empleadas: sólo el nombre del elaborador y propietario de la bodega, y en la contraetiqueta, un lacónico "vino de mesa".

MÁS INFORMACIÓN

Vistas así las cosas, en un mercado cada día más saturado, Rodríguez presenta sus vinos con escasos alicientes para la compra, pero la botella ofrece otros indicios para los más avisados de que su contenido es algo más que el habitual "vino de mesa". La etiqueta también dice que es "vino de guarda", como se conoce en el mundillo a esos caldos destinados a su conservación en bodega para una degustación sin prisas. Y luego están un cuidado diseño tipográfico y la botella elegida, borgoñona de forma un tanto irregular, para una mejor decantación.

Sotés, un poco más allá de Navarrete, es un pueblo levantado sobre una colina desde la que se divisa buena parte de la Rioja. En su centro se alza la casa solariega del marqués de Castellflorit, cuyos orígenes datan del siglo XIV. La casa estaba cerrada desde 1955, cuando el marquesado se desvinculó del pueblo. El responsable del pacharán Las Endrinas se hizo con ella en 1999 para que acogiera su proyecto, que había empezado a gestarse tres años antes.

El ritmo que lleva Fernando J. Rodríguez bebe del dicho de que las prisas no son buenas consejeras. Quiere hacer un vino con variedades de uva no admitidas por el Consejo Regulador, como syrah, cabernet o merlot, algo que otros también hacen, pero sin reconocerlo públicamente. Tal franqueza y voluntad de autonomía tienen sus contrapartidas, no sólo promocionales: recientemente, le han retirado la subvención para construir la bodega, a la que tiene derecho, última de una serie de trabas institucionales que a veces le hacen plantearse sus principios.

De momento, Fernando J. Rodríguez sigue por su cuenta. En Sotés recibirá la vendimia de este año en una cuidada bodega que aprovecha los calados centenarios. Aquí elaborará 50.000 botellas, lo máximo que se ha propuesto, que criará con mimo en barricas nuevas de roble americano y francés y en un botellero más que acogedor. Con el tiempo, irá restaurando el resto del edificio y completará así su proyecto.

Visitas: previa llamada a los teléfonos 941 443229 y 948 446251

.

Viñedo: siete hectáreas de tempranillo y otras variedades autóctonas y foráneas.

Vende vino en bodega.

Fernando J. Rodríguez. Sotés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 31 de agosto de 2003