Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Las niñas en riesgo de ablación serán objeto de control médico en Cataluña

Las hijas de inmigrantes residentes en Cataluña que estén en riesgo de sufrir una mutilación genital serán sometidas a una revisión médica por orden judicial antes y después de viajar a sus países de origen. Así lo establece el protocolo de actuación que ayer firmó el fiscal jefe de Cataluña, José María Mena y el secretario de Inmigración de la Generalitat, Salvador Obiols.

En virtud de este acuerdo, que busca evitar la ablación de clítoris tanto en España como en el extranjero, los maestros, asistentes sociales o médicos que sospechen que una niña está en situación de riesgo deberá avisar a la policía para que un juez pueda ordenar realizar una exploración a la niña antes de partir de viaje. También se advertirá a los padres de que esta práctica es ilegal en España y que serán perseguidos por la justicia si la niña regresa mutilada desde su país de origen.

A la vuelta, la niña será objeto de una nueva revisión médica. Si se hallan signos evidentes de que se ha producido ablación los padres podrán ser acusados de un delito de lesiones e incluso perder la custodia de la niña. En los últimos años, y a medida que la presión contra la mutilación genital ha crecido en España, algunos padres han aprovechado los viajes de vacaciones al extranjero para someter a sus hijas a esta práctica.

"A partir de ahora, la permisividad con la mutilación genital será nula, tanto en Cataluña como en el extranjero", afirmaron ayer fuentes del Gobierno catalán. Los firmantes del protocolo recordaron que el juez deberá autorizar todos los pasos, ya que el sometimiento de una menor a una revisión médica podría vulnerar su derecho a la intimidad.

La ablación de clítoris es una práctica cultural asociada a grupos étnicos de 40 países del África subsahariana y, en menor medida, Asia y Oriente Medio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 9 de julio de 2003