Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El comisario de Investigación propone que se vuelvan a financiar los ensayos con embriones

Busquin quiere terminar con la moratoria impuesta el año pasado en la Unión Europea

El comisario de Investigación, el socialista belga Philippe Busquin, está decidido: la Comisión Europea debe proponer que se financien con fondos europeos los ensayos con células madre de embriones congelados sobrantes de tratamientos de fecundación. Su posición está en línea con la opinión mayoritaria del Parlamento Europeo y con la de los expertos, pero choca con la posición mayoritaria de los socios de la Unión, que el año pasado impusieron una moratoria que expira en diciembre próximo para impedir el uso de embriones humanos. Incluso en la Comisión hay opiniones contrarias.

La Comisión Europea está preparando ahora un documento para fijar las estrictas condiciones en las cuales la UE financiaría ensayos con células madre embrionarias, siempre que tales investigaciones se realicen en un país donde no esté prohibida dicha práctica. "Nuestra tesis es que negar tales fondos va en contra de los principios de la Unión", comenta una fuente de la Dirección General de Investigación. "Sería como si Austria se negara a poner dinero para la política pesquera porque no le atañe".

En este momento, pesa sobre la Unión una moratoria que consiste en financiar con fondos europeos este tipo de ensayos siempre y cuando se utilicen células madre embrionarias ya aisladas en laboratorio. Fue una forma de evitar la profunda división existente en el seno de las instituciones europeas, dado que el Parlamento Europeo ya había dado su visto bueno, a través de la aprobación del VI Programa Marco de Investigación 2002-2006, a los ensayos por considerar que esta línea de investigación abre interesantes expectativas para el futuro tratamiento de enfermedades como el Parkinson, la diabetes o el Alzheimer, entre otras.

Un seminario sobre células madre, celebrado en Bruselas el 24 de abril pasado, en el que participaron importantes expertos en biotecnología, insistió sobre la idoneidad de financiar ensayos con células madre e incluso fueron más allá al mostrarse partidarios de crear incluso embriones nuevos con tal finalidad, un asunto este último que la Comisión Europea desecha por el momento.

"No se trata de reabrir el debate tras el que subyacen problemas éticos y religiosos", dijo ayer Busquin a este periódico en conversación telefónica. "Nosotros intentamos cumplir con nuestro mandato de abrir un periodo de reflexión, atender a la opinión de los expertos y hacer nuestra propuesta siguiendo sus directrices".

Entre los Quince, sin embargo, hay una profunda escisión a este respecto. La deriva hacia la derecha conservadora de la mayor parte de los países de la Unión, especialmente las de Italia y Francia, acrecentó el peso de los Gobiernos que se muestran contrarios a estos ensayos. En Alemania pesa enormemente la opinión de Los Verdes, que gobiernan en coalición con los socialdemócratas y que también son contrarios a experimentar con embriones.

Busquin rechaza hablar de la escisión existente también en el seno de la Comisión Europea, pero lo cierto es que, según otras fuentes, hay una fuerte oposición interna a este asunto. El presidente de la Comisión, Romano Prodi, y la vicepresidenta, Loyola de Palacio, están en contra, igual que la comisaria alemana verde encargada del Presupuesto, Michaele Schreyer. Pero Busquin podría contar con el apoyo de los socialistas, como Anna Diamantopoulou o Pedro Solbes, y de los nórdicos.

Una fuente diplomática de Bruselas asegura que este tema trasciende a los ministros implicados (Investigación y Sanidad) y que son las presidencias de los Gobiernos las que definen sus posturas. Si los países insisten en su posición contraria a los ensayos, se generaría otro enfrentamiento con la Eurocámara, que en su momento amenazó con bloquear todo el presupuesto del VI Progama Marco (17.500 millones de euros en cuatro años) y acudir al Tribunal Europeo de Justicia.

En la UE se conservan congelados miles de embriones humanos que, en su mayor parte, podrían ser destruidos si antes no se encuentra una solución para ellos. Hasta el momento, la única investigación financiada desde Bruselas ha sido la del español Bernat Soria, que obtuvo 2,1 millones de euros, a cuenta del anterior programa marco, para sus ensayos con células madre siempre que los haga fuera de España y use células ya aisladas. Soria se benefició de una laguna legal. En cualquier caso, los fondos destinados a estos ensayos dentro del VI Programa no son muy voluminosos: 2.255 millones de euros para el capítulo dedicado a biotecnología para estos próximos cuatro años y ya hay 15 proyectos con células madre embrionarias que reclaman fondos comunitarios y que podrán lograrlos si utilizan las procedentes de los 18 bancos de células existentes en el mundo. "La cuestión no es de dinero, sino de principios", dice la Comisión.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de junio de 2003