Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARÓN EN LA ECONOMÍA EUROPEA

La economía crece al 2% por el menor impulso de la construcción y el consumo

El resultado de 2002 es el peor desde la recesión de 1993 y está por debajo de la previsión oficial

El deterioro económico del año pasado sacudió fuertemente el crecimiento de las economías europeas. El producto interior bruto español avanzó un 2%, el peor dato desde la recesión de 1993, principalmente por el menor ritmo en el consumo y en la construcción. Tampoco el Fondo Monetario Internacional arrojó ayer pronósticos positivos sobre el futuro próximo, ya que rebajó del 2,7% al 2,4% la previsión de crecimiento para 2002. Aun así, el dato español fue mejor que la media de la zona euro (el 0,6%) y muy superior al de Alemania, cuya economía se enfrenta al riesgo de una recesión al haberse estancado en el último trimestre y crecer un 0,2% en el año.

La economía española creció un 2% el año pasado, el peor resultado desde la recesión de 1993, cuando el producto interior bruto (PIB) retrocedió el 1%. La cifra, publicada ayer por el Instituto Nacional de Estadística (INE), supone un descenso de siete décimas con respecto a 2001 y se sitúa por debajo de la previsión oficial, el 2,2%, según la segunda revisión que realizó el Gobierno en septiembre pasado. El Banco de España avanzó días atrás las cifras confirmadas ayer por el INE.

La desaceleración del consumo y de la inversión en construcción, los dos motores del crecimiento español en los últimos años, son las principales causas de que la economía española haya perdido fuelle durante 2002. El aspecto positivo es que España se ha visto menos sacudida por la crisis que el resto de países de la zona euro, cuyo crecimiento medio fue del 0,6% el pasado año.

Los datos del cuarto trimestre, dados a conocer junto con los del cierre del año, contribuyeron a mejorar el crecimiento medio. La economía creció un 2,1% entre septiembre y diciembre con respecto al mismo periodo de 2001. Sin embargo, en relación al tercer trimestre, el crecimiento del 0,3% supone una caída de medio punto. El empleo y la construcción, dos de los principales indicadores de la actividad económica, mostraron una peor evolución tanto en el año como en el trimestre.

Clima prebélico

El empeoramiento de esos dos elementos clave refleja la incertidumbre empresarial ante el escenario prebélico, lo que pone en riesgo la recuperación. El empleo cerró el año con avances del 1,3%, frente al 2,4% de 2001, lo que implica que se crearon 203.000 puestos de trabajo. Y la inversión en bienes de equipo pasó de caer el 1,2% al 4,1%. Pese a la ligera desaceleración en el último trimestre, la construcción siguió tirando de la economía, con avances del 4,5%.

El consumo de los hogares, otro de los factores que más inciden en la evolución del PIB, mantuvo su aportación positiva, aunque con un considerable descenso (del 2,5% al 1,9%). Más acusada fue la desaceleración de las exportaciones, que avanzaron el 1,4%, dos puntos menos que en 2001. Las importaciones pasaron de crecer un 3,5% al 2,2%.

En 2002, un año marcado por el pesimismo económico, España se comportó mejor que sus socios comunitarios. La UE creció un 0,8%, según las primeras estimaciones, y la zona euro, un 0,6%. Estados Unidos sí superó a Europa, con un avance del 2,4%.

El PSOE considera que España continúa "en una peligrosa senda de desaceleración" y sin síntomas de recuperación. IU pidió al Ejecutivo que abandone "sus impulsos belicistas" para preocuparse por el deterioro económico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de febrero de 2003