Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REPORTAJE

La carrera más dura

Unos 700 estudiantes de Medicina se reunieron en el Congreso Nacional en Alicante para compartir experiencias

Miedo electoral. El innegable éxito del XX Congreso Nacional de Estudiantes de Medicina celebrado en Alicante se ve ensombrecido por la mancha oscura de las próximas elecciones a decanato en la Facultad de Medicina de la Universidad Miguel Hernández. El Congreso de Estudiantes se cierra sin reflexión, al menos pública, sobre el presente y el futuro de la carrera de Medicina. 'No es un momento oportuno. Ahora estamos en periodo electoral y no creo que sea el momento para estas reflexiones', afirma un representante del colectivo estudiantil. '¿Proceso electoral de estudiantes?'. 'No, de decano. Y cualquier comentario nos puede afectar. Es mejor no comentar nada', zanjó este estudiante de Medicina. La primera vuelta de las elecciones en la Facultad de Medicina del campus de San Juan está prevista para el próximo 5 de noviembre; la segunda vuelta el día 7. Dos candidatos y un claro resultado. Aún así, hay miedo electoral entre los alumnos.

Un congreso sin reflexión de futuro. La elección a decano se acerca y causa miedo en los estudiantes

El Congreso se cierra sin análisis de los pros y contras de una carrera que cada vez busca más la especialización y que, día a día, avanza junto a los nuevos avances médicos ante el riesgo de quedarse retrasada.

Los casi 700 alumnos inscritos en el Congreso, de los cuales 280 proceden de otras provincias, sólo expresaron su malestar por las 'duras condiciones que nos obligan a sacrificar muchos años de nuestra vida hasta lograr ser y ejercer como médico', apuntó el secretario del Congreso, Santiago Dier.

'Los estudiantes no tenemos una única preocupación. Cada paso es un reto', recuerda este estudiante de la Miguel Hernández. La carrera 'es una de las más duras. Tenemos que pasar por el exámen MIR, estar de residentes y, finalmente, lograr o no un puesto de trabajo', explicó.

En esta misma línea se manifestó el presidente del Congreso, el catedrático de anatomía, Francisco Sánchez, durante su discurso de inauguración. 'Notas altas de bachillerato y selectividad, numerus clausus, seis años de dura carrera, una preparación MIR, una oposición para conseguir continuar con formación, la subasta de plazas, de tres a seis años de especialidad, para al final buscar trabajo'. '¿Es el trabajo, el futuro profesional lo que más os preocupa?'. 'No, eso depende de cada uno. El nivel en la Miguel Hernández es muy alto, como en el resto de las facultades. Aquí lo hemos visto comparando experiencias de otros alumnos. Pero lo que nos atenaza es el día a día. Salvar cada obstáculo', señaló Santiago Dier.

La primera preocupación de este grupo de estudiantes es lograr un buen número en el MIR con el objetivo de realizar las prácticas en el hospital deseado y, finalmente, alcanzar un buen puesto.

Buen puesto que, según el profesor Sánchez del Campo, nunca está bien remunerado. La que considera una pieza principal en el actual sistema sanitario español, la figura del médico, no tiene una contraprestación económica justa y 'si no podemos retribuirle mejor, al menos deberíamos ante la sociedad darles el reconocimiento que merece', indicó el catedrático.

No obstante, tantos sacrificios son recompensados a la hora de poder ejercer la labor profesional y dar servicio a la sociedad. 'Es una carrera universitaria y una profesión de un claro carácter vocacional. Sin vocación no se podrían superar los muchos obstáculos que se nos pone en nuestra meta', indicó uno de los responsables del Congreso.

Dier tampoco quiso entrar en polémica, asustado por el clima de tensión electoral que se respira en la Facultad de Medicina. 'Indicar cuáles son los principales problemas de nuestra carrera, dar una opinión en un sentido u otro siempre te decanta. Mejor no hablar', explicó.

Dier destacó el gran esfuerzo de los estudiantes por lograr una mejor preparación académica para su futuro y señaló las iniciativas como el Congreso como fuente de inspiración y de conocimientos de otras partes de España.

'Hemos visto muchas ponencias interesantes como la de malos tratos, la dedicada a trasplantes o la de lesiones medulares', afirmó. Dier destacó la importancia que los estudiantes de medicina dan a los contactos con las primeras figuras de la medicina. 'Haber asistido a la charla de Barbacid sobre cáncer e investigación; o conocer de primera mano las investigaciones en ratones de la profesora Almudena Ramón, nos ayuda mucho'.

El secretario de organización del Congreso expresó la necesidad de contar con más fuentes de financiación para continuar con la celebración del Congreso en los próximos años. 'A pesar del firme apoyo de la Generalitat Valenciana, de la Diputación de Alicante y de la propia Universidad nos vemos justos para poder admitir a todos los estudiantes que desean participar'. Este año, cada alumnos abonó una cuota de inscripción de 16 euros, que sólo permitieron el registro de unos 700 alumnos de toda España. 'Sólo en la Facultad de la Miguel Hernández hemos establecido una lista de espera, de gente que deseaba participar, de 100 personas', añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 28 de octubre de 2002