Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ACOSO A IRAK

Irak se juega la última oportunidad de evitar un ataque en las conversaciones con la ONU

Delegaciones iraquíes y de Naciones Unidas negocian en Viena el regreso de los inspectores

Cinco horas de conversaciones mantuvieron ayer en Viena las delegaciones de Naciones Unidas y del Gobierno iraquí para negociar las condiciones del regreso de los inspectores de armas a Irak. El jefe de la comisión de la ONU para la verificación, inspección y vigilancia (Unmovic), Hans Blix, manifestó que los negociadores habían completado 'una primera lectura de todos los temas que se habían detectado en el pasado'. Las negociaciones en Viena se plantean como la última oportunidad del régimen de Sadam Husein para evitar un ataque de Estados Unidos.

Sin esperar a que el Consejo de Seguridad de la ONU apruebe o rechace el próximo jueves una nueva resolución sobre Irak, se iniciaron las conversaciones en la sede de la ONU en Viena para abrir paso a las inspecciones de desarme, según prevé la resolucion 687, vigente desde 1991. La reunión pone a prueba la validez de la promesa del presidente iraquí, Sadam Husein, de aceptar el retorno incondicional de los inspectores de la ONU encargados de verificar que Irak carece de armamento de destrucción masiva.

Desde este anuncio surgido de la capital iraquí, Bagdad, el pasado 16 de septiembre, tras la intensa presión por parte de Estados Unidos, por primera vez vuelve a ser posible conversar con Irak de forma 'práctica' sobre la reanudación de las inspecciones suspendidas hace cuatro años, según indicó Hans Blix.

Las discusiones politicas habían impedido hablar de logística hasta que se celebró una reunión el pasado mes de julio entre el secretario general de la ONU, Kofi Annan, y el ministro de Asuntos Exteriores iraquí, Naji Sabri. El objetivo inmediato es hacer posible que los inspectores de armas nucleares, biológicas y químicas trabajen libremente en territorio iraquí sin ningún impedimento y puedan inspeccionar todas las instalaciones sin previa advertencia, incluidos los palacios del presidente Sadam Husein.

Ayer, al finalizar la primera jornada de conversaciones, Blix declaró que la delegación iraquí se mostró cooperadora, que hubo un ambiente de 'conversaciones de negocios' y que las inspecciones en territorio iraquí podrían iniciarse probablemente a mediados de octubre.

Indicó asimismo que las resoluciones vigentes contienen 'un mandato muy claro' para reanudar la misión de desarme -suspendida hace cuatro años- pero añadió que, 'si al mismo tiempo el Consejo de Seguridad aprueba una nueva resolución, la seguiremos'.

Por su parte, el director de la Organización Internacional de Energía Atómica (OIEA), Mohamed el Baradei, presente en las negociaciones, señaló que se había avanzado 'bastante'. Preguntado sobre si se había abordado con la delegación iraquí la necesidad de que los inspectores de la ONU tuvieran acceso a lugares sospechosos de almacenar armas de destrucción masiva, El Baradei respondió que el tema era 'cuestión del Consejo de Seguridad'. Tanto la delegación de la Unmovic como la de la OIEA deberán informar por separado del resultado de estas conversaciones al Consejo de Seguridad de la ONU.

Aunque las conversaciones se celebran con un formato técnico y están centradas en los aspectos prácticos de las inspecciones, las negociaciones de Viena han despertado la máxima expectación ante la creciente presión de Estados Unidos y del Reino Unido a favor de una intervención en Irak para derrocar al régimen de Sadam Husein. Al hilo de esta presión, un proyecto de resolución británico-norteamericano será presentado, como muy tarde mañana, ante el Consejo de Seguridad de la ONU, según manifestaron ayer fuentes diplomáticas en Nueva York.

Ataques contra Irak

La Casa Blanca defendió ayer los últimos ataques llevados a cabo contra Irak por la coalición de Estados Unidos y Reino Unido y que han sido criticados por Rusia. El portavoz de la Casa Blanca, Ari Fleischer, aseguró ayer que las fuerzas iraquíes han atacado aviones de la coalición 67 veces en las últimas dos semanas, y destacó que esas acciones 'desafían la ley internacional'. En opinión de Rusia, los ataques de la coalición se han producido en momentos en los que se reanudan en Viena las conversaciones para estudiar el regreso de los inspectores de Naciones Unidas a Irak.

Por otro lado, los bombardeos llevados a cabo en las zonas de exclusión aérea inciden en la ya complicada atmósfera que rodea el asunto de Irak y 'crea obstáculos para la consecución de un acuerdo político diplomático' en este tema, según el Ministerio de Asuntos Exteriores ruso. Estas zonas de exclusión aérea al norte y al sur de Irak fueron fijadas por Estados Unidos tras el final de la guerra del Golfo en 1991. La decisión estadounidense fue tomada de forma unilateral sin el respaldo de Naciones Unidas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 1 de octubre de 2002