Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CALIDAD DE LAS UNIVERSIDADES

El gasto público para educación lleva estancado cinco años en el 4,5% del PIB

En este curso la caída de matriculaciones se ha atenuado y se sitúa en unos 50.000 alumnos

Los datos oficiales del nuevo curso revelan un estancamiento del gasto público en educación, que se sitúa en el 4,5% del Producto Interior Bruto (PIB) desde 1998. Esto supone con respecto a 1993, año de máximo gasto en educación, una caída del 0,4% del PIB, equivalente a unos 3.000 millones de euros. En este curso 2002-2003, además, se ha moderado la caída de alumnos matriculados. En los últimos cursos rondó los 100.000 y en el presente es de la mitad, 50.804 menos, según las previsiones oficiales. Se trata de la caída más baja desde 1995.

La educación pública pierde, según se desprende de los datos del Ministerio de Educación, una décima (pasa de tener el 67,5% de los alumnos que escolarizó el curso pasado al 67,4%), lo que representa cerca de 7.000 alumnos, una cantidad que aumenta paralelamente en la educación privada. Este año se prevé además un aumento de alrededor del 45% del número de estudiantes inmigrantes (similar al del año pasado).

El curso 2002-2003 el número de alumnos asciende, según las previsiones oficiales, a 8.280.607. Las aulas españolas perderán 32.000 universitarios, 29.000 alumnos de bachillerato y 19.000 de la ESO. Pero ganarán 41.000 en la etapa de infantil y una cantidad reducida, 1.900, en la Formación Profesional. Esto hace que el saldo final sea de unos 50.000 alumnos menos.

Pero, a pesar de la reducción de alumnos, en los últimos 10 años se han escolarizado unos 104.000 estudiantes de necesidades educativas especiales -que antes de la Ley Orgánica de Ordenación General del Sistema Educativo (LOGSE) no estaban escolarizados o estudiaban en centros especiales-, más de 200.000 inmigrantes y otros 200.000 alumnos de 14 a 18 años que anteriormente no iban a la escuela a esas edades.

El número de profesores se ha incrementado en un 18,5% en la última década en los centros públicos no universitarios. Esto es debido principalmente a las políticas de compensación de desigualdades sociales, de refuerzo académico y de ayuda a los alumnos con necesidades especiales que han puesto en marcha las comunidades autónomas.

Reducción desigual

La reducción del número de alumnos en las etapas no universitarias en los últimos años es tremendamente desigual en cada comunidad autónoma. Así, mientras en la última década la cantidad de alumnos ha crecido en un 18,6% en Melilla, se ha reducido en un 35% en Asturias. En toda España ha descendido de media un 16,4% el número de estudiantes no universitarios.

La ministra de Educación, Pilar del Castillo, presentó ayer los datos del nuevo curso escolar y señaló que 'se caracterizará por el debate parlamentario de la Ley de Calidad', norma que tiene dos objetivos: 'Dar mayor calidad a la formación de los alumnos y crear las condiciones que permitan una mayor integración de los estudiantes y combatir el fracaso escolar'. Educación también resaltó que la reducción de universitarios no es uniforme ya que crecen los matriculados en las diplomaturas y en las carreras técnicas y de Ciencias de la Salud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de septiembre de 2002