En busca de los vinos tranquilos

El grupo Codorniu aumenta su producción en España, Argentina y Estados Unidos

El grupo Codorniu ha finalizado la aplicación de un plan de inversiones que asciende a 90 millones de euros, unos 15.000 millones de pesetas, para consolidar su tradicional negocio del cava y desarrollar el mercado del vino tranquilo (sin burbujas) desde los productos de mayor calidad en denominaciones de origen hasta los vinos de la tierra en Huesca.

El grupo ha invertido 90 millones de euros para consolidar su presencia en el cava y desarrollar el mercado de los vinos tranquilos
Los responsables de Codorniu estiman que en el marco de los 'vinos de la tierra' se puede hacer un producto de calidad

El resultado de este esfuerzo inversor, que finalizó el pasado ejercicio, ha sido la formación de una empresa con 10 bodegas en funcionamiento y más de 3.000 hectáreas de viñedos propios para atender parcialmente las necesidades de producción en España, Estados Unidos y Argentina. Desde la perspectiva de los resultados del grupo, el plan ha supuesto un fuerte aumento de los gastos financieros, y ello ha contribuido a una rebaja de los resultados del grupo, que pasaron de 11 millones a solamente 3,88 millones de euros. Finalizada la aplicación de ese plan, el gerente del grupo, Magín Raventós, da por cerradas las inversiones del grupo.

De los 90 millones de euros invertidos en los últimos años, la mayor parte de esos recursos se han destinado a la construcción de bodegas para vinos tranquilos en España y en terceros países. Aunque el cava es y seguirá siendo el buque insignia del grupo, se pretende que el peso de los vinos pase de suponer el 25% al 35% de la facturación de Codorniu.

En el exterior, la política de expansión del grupo Codorniu se han centrado en Argentina y Estados Unidos. En la zona de Mendoza (Argentina) las inversiones realizadas tanto en la bodega como en el desarrollo de nuevos viñedos han supuesto unos 12 millones de euros para apoyar su crecimiento en el mercado interior y, fundamentalmente en este momento, para aumentar las exportaciones a los países comunitarios, Japón y Estados Unidos. El grupo comenzó con 100 hectáreas y quiere llegar a unas 300 hectáreas propias.

Viñedos en California

En el caso de California (Estados Unidos), la apuesta de Codorniu ha sido muy fuerte, con inversiones que ascienden a 24 millones de euros, de los que la mayor parte se destinarán a la compra de viñedos. Codorniu llegó al valle de Napa en 1991 con la puesta en marcha de una bodega, Artesa, para elaborar tanto vinos tranquilos como espumosos sobre una superficie de 150 hectáreas. A esos viñedos se han sumado otras 160 hectáreas en Alexander Valley, superficies que se quieren seguir aumentando en el futuro

En España, Codorniu ha mantenido su apuesta por la producción de vinos tranquilos en denominaciones de origen, pero tambien para la venta de vinos de la tierra al amparo de las nuevas posibilidades que ofrece la legislación nacional. En Ribera de Duero se han cerrado inversiones de casi 12 millones de euros para la construcción de bodega y la compra de superficies de cultivo. En Cataluña se han llevado a cabo inversiones para aumentar el potencial de Raimat, así como para su desarrollo en el Priorato. La inversión más elevada, unos 30 millones de euros, ha sido la realizada en Bodegas Bilbaínas (La Rioja), para la ampliación de instalaciones y compra de viñedos. Inicialmente, el grupo, a través de diferentes pagos, dispuso de unas 250 hectáreas, y el objetivo es superar las 400 hectáreas.

La última fase de este plan de expansión se concreta en la construcción de una bodega en Bellver, en la comarca del valle del Cinca, cerca de la denominación de origen Somontano. Para el desarrollo de este proyecto se han destinado unos 10 millones de euros. Esta bodega, bajo el nombre de Nuviana, se especializará en la elaboración de vinos de la tierra. Está previsto que los vinos estén en el mercado para finales de este año. Inicialmente, Codorniu se abastecerá con la compra de la producción en unas 400 hectáreas, con cuyos propietarios se han suscrito contratos de aprovisionamiento para un periodo de 10 años.

Codorniu ha elegido esta comarca para elaborar los llamados vinos de la tierra por considerar que se trata de una zona donde existen muchas posibilidades para hacer un vino a buen precio y de calidad aceptable. Los responsables de Codorniu estiman que en el marco de vinos de la tierra se puede hacer un producto de calidad, ya que todo depende de la filosofía con la que cada grupo aborde el desarrollo de este tipo de vinos.

'Al igual que en el cava, señala Magín Raventós, no hemos entrado en una carrera para liderar cada segmento de tipos de vinos, sino para competir en el mercado con unos productos de máxima calidad'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS