Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Bruselas y el BCE alertan sobre el alto déficit de Francia, Italia, Alemania y Portugal

La Comisión quiere que la 'flexibilidad' del Pacto de Estabilidad sea igual para todos

Los ministros de Finanzas de la zona euro (el Eurogrupo), reunidos anoche en Bruselas, hicieron un repaso a las incertidumbres que rodean la situación económica internacional, aún más enturbiada por los escándalos financieros descubiertos estos días. Pero el principal punto de la cita del Eurogrupo fue el elevado déficit que sufren Francia, Italia, Alemania y Portugal. Poco antes de la reunión, tanto la Comisión Europea como el Banco Central Europeo (BCE) alertaron a esos países sobre la necesidad de cumplir el Pacto de Estabilidad, que prevé alcanzar el equilibrio presupuestario en 2004.

'Sólo la puesta en práctica de todos los compromisos del Pacto de Estabilidad puede mantener la credibilidad' de la política económica, sostuvo ayer en su boletín mensual el BCE, que rechazó a la vez toda 'pirueta contable' a la hora de cuantificar el déficit presupuestario. También el portavoz de Pedro Solbes aseguró ayer que el comisario encargado de los Asuntos Económicos y Monetarios tenía previsto 'recordar a los Estados miembros sus compromisos adquiridos' con respecto al Pacto de Estabilidad.

La reunión del Eurogrupo, seguida hoy de la del Ecofin (los ministros de Finanzas de los Quince), se produce sólo tres semanas después de que los líderes europeos reiteraran en la cumbre de Sevilla su compromiso de cumplir el pacto. Ya entonces Francia lo condicionó a que el crecimiento económico europeo sea de al menos el 3%. Pero desde la cumbre sevillana, se han registrado nuevos intentos por poner en entredicho el objetivo del equilibrio presupuestario.

Así, París ha anunciado que mantendrá su promesa electoral de bajar un 5% su presión fiscal y de aumentar el gasto, pese a que una auditoría ha descubierto que el déficit francés es muy superior al oficial (más del 2,5%) y a final de año puede rozar el fatídico 3% fijado como límite en el Pacto de Estabilidad. Italia, obligada por Eurostat a actualizar sus datos, también ha descubierto que tiene ya un déficit superior al 2,2%, porcentaje que también está ampliamente superado por Berlín. Portugal también ha advertido, aunque aún no oficialmente a Bruselas, que ya supera el 3%, lo que le acarreará una sanción que puede llegar al 0,5% del PIB como depósito en caso de reiterado incumplimiento del pacto.

Pero los zarandeos al pacto, pese a ser considerado por el BCE 'el eje' de la estabilidad económica europea, han forzado a la Comisión a dejar claro que el propio documento de 1997 contiene una 'flexibilidad' en su aplicación. Por eso, el Eurogrupo tenía previsto ayer abordar esa vía, aunque el portavoz de Solbes también avisó de que en todo caso se debe 'codificar' esa flexibilidad de forma que las normas sean comunes para todos.

Aun así, la Comisión insistió en que sólo los países que vienen cumpliendo sus compromisos al respecto, como es el caso de España, podrán usar esa flexibilidad, por ejemplo, a la hora de no acometer recortes de gasto pese al escaso ritmo de crecimiento de la economía europea.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 12 de julio de 2002