Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
IRENE FERNÁNDEZ | CONFERENCIA INTERNACIONAL DEL SIDA

'El sida debe combatirse con el mismo empeño que el terrorismo'

Irene Fernández, activista de los derechos humanos en Malaisia y líder de la lucha contra la estigmatización de los seropositivos en el sureste asiático, compartió ayer protagonismo con el investigador estadounidense Robert Siliciano. No venía a anunciar ningún avance científico sino a despertar la conciencia de occidente, por permitir lo que ocurre en los países del sur.

Fernández criticó en la primera sesión de trabajo oficial de la conferencia a los países desarrollados por no responder con la misma contundencia ante la tragedia del sida y la de los atentados del 11 de septiembre en EEUU. 'La guerra contra el terrorismo continúa por las 3.000 personas fallecidas en Estados Unidos, el sida debería combatirse con el mismo empeño'. 'La vida debe tener el mismo valor en todas las partes del mundo ya sea China, Bangladesh o Nueva York'.

En este sentido, culpó a los países ricos de haber dejado el derecho a la salud 'en el ámbito que controla la Organización Mundial del Comercio (OMC)'. 'Y la salud no es un bien que pueda venderse, es un derecho, no un producto' . Es por ello que, ante buena parte de los 15.000 delegados de la Conferencia de Barcelona, muchos ellos representantes de los grandes laboratorios, animó a los países pobres a 'desafiar' a la industria farmacéutica.

En su opinión los países pobres deberían seguir 'el ejemplo de Brasil, que ha rebajado el número de nuevos infectados gracias a una política de compromiso con la prevención y ha establecido el derecho a la libre medicación para más de 100.000 enfermos'.

Según ella, la conferencia de Barcelona debe ser la de la globalización de las políticas para atacar el sida, y se debe hacer desde todos los frentes. 'El sida sólo se podrá atajar si lo atacamos a nivel global y escuchando la voz de los países del sur'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 9 de julio de 2002