Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los científicos de biomedicina critican la gestión de la ministra Anna Birulés

Once sociedades científicas españolas, las del área de Biomedicina y de Biología, han remitido una carta a la ministra de Ciencia y Tecnología, Anna Birulés, en la que afirman que es 'necesario y urgente' realizar una planificación a medio plazo de la política científica. 'La gestión del sistema científico se está ralentizando en lugar de ser cada vez más ágil, como cabría esperar', señalan los firmantes que añaden: 'No existe una política científica definida en la que se encajen las distintas inicaitivas que se están tomando (léase programas de becas, nuevos contratos Ramón y Cajal, nuevos programas de investigación) y que defina el marco presente y futuro de la Investigación en España'.

Los presidentes de estas 11 sociedades científicas han firmado también otra carta de ámbito más amplio enviada posteriormente por 21 sociedades científicas a Birulés y a los presidentes del Senado y Congreso para reclamar mejoras en la gestión del sistema de ciencia en España y que ésta sea una cuestión de Estado independiente de los avatares políticos. Ramón Marimón, secretario de Estado de Política Científica y Tecnológica, se reunió ayer con seis presidentes de sociedades científicas, en representación de las 21 firmantes para conocer de primera mano sus reivindicaciones, y les comentó las mejoras del Ministerio para mejorar la gestión.

Por su parte, los científicos de Biomedicina y Biología recuerdan que en los últimos años la tecnología había recibido un impulso destacado en España. 'Por desgracia, tan prometedor ritmo se quebró, y en la actualidad, a pesar de contar pro primera vez en la historia con un ministerio de ciencia y Tecnología, el panorama vuelve a preocupar a la sociedad científica'.

Los retrasos en las convocatorias de programas, en los pagos de la financiación, la falta de becas predoctorales, la desaparición de contratos de reincorporación de científicos después de trabajar con otros países son deficiencias graves para el desarrollo en España de grupos de investigación de prestigio, afirman los investigadores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de julio de 2002