Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los sindicatos no se reunirán con los ministros si Aznar no les recibe

CC OO y UGT convocarán movilizaciones los próximos 15 y 16

José María Fidalgo, secretario general de CCOO, anunció ayer en Bilbao que su sindicato y UGT no acudirán a las reuniones que pueda convocar con ellos algún ministro si previamente no son recibidos por José María Aznar, a quien han solicitado por carta un encuentro inmediato tras la huelga del 20-J. Los sindicatos convocarán movilizaciones los próximos 15 y 16 coincidiendo con el debate sobre el estado de la nación.

La intervención de Fidalgo en la jornada de cierre de la Escuela de Verano de CC OO tuvo un mensaje claro y contundente: el movimiento sindical siempre ha tenido voluntad de diálogo, pero si Aznar no acepta la reunión que le han solicitado por carta él mismo y Cándido Méndez, secretario general de UGT, 'el conflicto seguirá abierto'.

Fidalgo anunció rotundo que si el Gobierno no retira el decretazo que endurece las prestaciones por desempleo, los sindicatos convocarán conjuntamente movilizaciones en la calle y en las empresas en las próximas semanas y meses y, sobre todo durante la celebración del debate parlamentario sobre el estado de la nación, previsto para los días 15 y 16 de julio.

Señaló incluso la conveniencia de que este debate parlamentario tenga como eje la huelga general del 20-J. Tras el verano, en septiembre, y coincidiendo con el trámite parlamentario del decreto ya como proyecto de ley, el dirigente sindical anunció que CC OO y UGT celebrarán una 'macroconcentración' en Madrid. Fidalgo achacó al Gobierno del PP que no quiera darse cuenta de que la huelga general fue secundada por más de diez millones de personas. 'Por eso, queremos decírselo de viva voz', sostuvo. En su opinión, Aznar incurriría en un 'error político' si no atiende la demanda sindical. 'Primero dice que no ha ocurrido nada y después que ha fracaso el líder del PSOE, que es una persona que no tiene vela en este entierro', afirmó, para añadir que lo que hizo José Luis Zapatero fue solidarizarse con las reivindicaciones de los sindicatos.

Ante esta situación, y si no se 'reconduce de manera radical', CC OO y UGT acuerdan 'mantener viva la llama de la huelga'. Entre las actuaciones que tienen previsto desarrollar incluyen reuniones con las direcciones de los partidos políticos con representación parlamentaria. Sin embargo, las dos centrales sindicales no tienen intención de aliarse políticamente con la izquierda en contra del Gobierno. Eso sí, promoverán 'todo tipo de iniciativas de carácter social' para que Aznar aprecie la presión.

Por su parte, el ministro portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, pidió a Méndez y Fidalgo 'un poco de tranquilidad y serenidad'. En la habitual rueda de prensa tras el Consejo de Ministros, Cabanillas aseguró que Aznar no ha leído aún la carta por coincidir con su estancia en la cumbre del G-8 en Canadá. 'No es posible que se hable de que el presidente está despreciando una carta cuando ni siquiera ha tenido la oportunidad de leerla', respondió.

La víspera, Juan Carlos Aparicio, ministro de Trabajo, se refirió a la carta de los sindicatos indicando que, si bien el Gobierno siempre ha estado dispuesto a dialogar, para modificar o mejorar aspectos de la reforma de la protección por desempleo el único cauce posible ahora es el Parlamento.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 29 de junio de 2002