Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Cuatro creadores de Internet obtienen el Príncipe de Asturias de Investigación

Las tecnologías clave de la Red y la WWW reciben el galardón

Los estadounidenses Lawrence Roberts, Robert Kahn y Vinton G. Cerf y el británico Tim Berners-Lee, cuatro de los más relevantes artífices de Internet, fueron distinguidos ayer con el Premio Príncipe de Asturias de Investigación Científica y Técnica en representación de las 'miles de personas y muchas instituciones' que han hecho posible este avance de nuestro tiempo, que, según el acta del galardón, 'está cambiando el mundo'.

El premio, dotado con 50.000 euros, diploma y una escultura de Joan Miró, será entregado por el príncipe de Asturias, Felipe de Borbón, el próximo octubre en Oviedo. El jurado tomó ayer la decisión por unanimidad.

Roberts, Kahn, Cerf y Berners-Lee están considerados como cuatro de los padres más significativos de Internet, y quienes por sus capitales aportaciones hicieron posible el sistema de comunicación virtual y su actual dimensión global y masiva.

El acta del premio admite que a esta realidad, 'uno de los avances tecnológicos más importantes de nuestro tiempo', han contribuido 'miles de personas y muchas instituciones', pero se ha querido destacar a cuatro de sus más decisivos creadores, a quienes se les reconoce como 'líderes' y 'pioneros' de 'tan extraordinario proceso'. La candidatura, una de las 51 que concurrieron en esta 22ª edición del premio, fue presentada por Miguel Porrúa, responsable de gobierno electrónico de la Organización de Estados Americanos.

'Se les otorga el premio', dice la resolución del jurado, 'por haber diseñado y realizado un sistema que está cambiando el mundo al ofrecer posibilidades antes impensables para el progreso científico y social'. Internet, añade el jurado, 'representa uno de los más expresivos ejemplos de los beneficios que aportan la investigación científica y el compromiso con la innovación tecnológica'. A Roberts, Kahn, Cerf y Berners-Lee se les reconoce, en particular, haber diseñado y establecido los protocolos, la tecnología de interconexión y los servicios de accesibilidad que han hecho posible ese inmenso universo virtual de comunicación efectiva que es la red de redes.

La primera gran red

Roberts, nacido en 1937, se dedicó a la investigación y desarrollo de sistemas de comunicaciones entre ordenadores, concibió la llamada conmutación de datos por paquetes, la auténtica clave a partir de la cual diseñó, planificó y desarrolló Arpanet (siglas en inglés de Advanced Research Project Agency Network), cuyo proyecto empezó a dirigir en 1968. Arpanet fue la primera gran red mundial de intercambio de información por paquetes entre ordenadores, que después sería Internet.

Arpanet, un proyecto de Defensa, arrancó en las universidades de UCLA (California), Utah, Santa Bárbara y Stanford al servicio del intercambio de información entre investigadores. Esta red, carente de un centro único de control, tenía además la ventaja, en plena guerra fría, de ser poco vulnerable.

Kahn, nacido en 1938, ingeniero electrónico, también trabajó en el diseño de Arpanet y posteriormente puso en marcha el programa de Internet de la Agencia de Proyectos de Investigación Avanzados para la Defensa de los Estados Unidos (Darpa). Junto con Cerf, fue el coinventor de los protocolos TCP/IP (Transport Control Protocol/Internet Protocol) para conectar ordenadores independientemente del sistema que utilice (estaciones de trabajo, satélites, etcétera) para Arpanet. La capacidad de conectar ordenadores a distancia lograda con el TCP-IP resultó esencial para el desarrollo de la Red.

Entre 1982 y 1986, Cerf, nacido en 1943, también diseñó el MCI Mail, el primer servicio comercial de correo electrónico conectado a Internet (e-mail).

El británico Berners-Lee (nacido en 1955) representa la contribución europea a Internet. En 1980, cuando trabajaba en el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN), junto a Ginebra, ideó un proyecto de hipertexto global para facilitar el trabajo de los físicos que necesitaban compartir grandes cantidades de información entre grupos numerosos trabajando en distintos países.

Para resolver el problema, Berners-Lee desarrolló un programa sobre el que basó después la World Wide Web (WWW). Para perfeccionarla, acometió posteriormente el proyecto HyperText, basado en el lenguaje HTML (HiperText Mark-up Language), que es la lengua franca de la web y que ha facilitado de modo extraordinario su uso. La WWW, que data de diciembre de 1990, se extendió a todo Internet en el verano de 1991.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de mayo de 2002