Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PERFIL

Muere el barón Thyssen, el gran coleccionista de arte

La capilla ardiente será instalada en la ermita de Sant Elm antes de ser enterrado en Alemania

Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza falleció ayer en su residencia de Sant Feliu de Guíxols a los 81 años a causa de una insuficiencia cardiorrespiratoria. Estaba acompañado por su esposa, Carmen Cervera. Dueño de una inmensa fortuna valorada en más de 3.100 millones de euros, el barón hizo, sin embargo, del arte la gran pasión de su vida. Creía en su capacidad para mejorar a los hombres, y consideró que los cuadros de su colección debían estar expuestos al alcance de todos. El Estado español compró en 1993 el núcleo central de su colección, con 775 obras, que se exhiben en Madrid y Barcelona. El barón será enterrado en el panteón familiar del castillo de Schloss Landsberg, en Alemania.

El barón Hans Heinrich von Thyssen-Bornemisza murió a la una de la madrugada de ayer a los 81 años en su finca Mas Mañanas de Sant Feliu de Guíxols (Girona) acompañado en todo momento por su esposa, Carmen Cervera. Thyssen, según el comunicado hecho público por la familia, sufrió en la madrugada de ayer 'una insuficiencia cardiorrespiratoria por probable tromboembolismo pulmonar, que provocó un paro cardiaco irreversible'.

La capilla ardiente con los restos del barón será instalada hoy entre las 10.00 y las 12.00 en la ermita de Sant Elm, cercana a la finca del barón, donde el cuerpo será expuesto hasta su traslado a Alemania, previsiblemente mañana, lunes, donde Thyssen será enterrado en el panteón familiar del castillo de Schloss Landsberg.

El consejero de Cultura de la Generalitat de Cataluña, Jordi Vilajoana, que acudió ayer por la mañana a la residencia del barón en la Costa Brava para dar el pésame a Carmen Cervera, aseguró a la salida de la casa que la baronesa estaba 'muy entera, pero también muy dolida y triste'. 'Está con su abogado, con su hijo Borja y rodeada de gente', afirmó Vilajoana, quien explicó que Carmen Cervera le había dicho que la muerte del barón había sido 'un duro golpe a pesar de que estuviera enfermo, es una situación compleja que podía pasar en cualquier momento, pero que cuando pasa es muy duro'.

Aquejado de graves problemas cardiacos desde hace más de una década, la salud del barón Thyssen era muy precaria. En marzo de 1990 fue operado en París de un aneurisma de la arteria aorta; en abril de 1994 fue intervenido de una arteria carótida, y un mes después de la otra. Ese mismo año sufrió un fuerte ataque de apoplejía y en diciembre de 2000 le implantaron un marcapasos. A finales del pasado mes de enero sufrió en su casa de Sant Feliu de Guíxols una pérdida de conocimiento a causa de una arritmia cardiaca y fue ingresado en el centro médico Teknon de Barcelona.

Los museos de Barcelona y Madrid, donde se expone la colección comprada en 1993 por el Gobierno español, abrieron sus puertas con libros para recoger las firmas de condolencia. A la sede de Madrid acudió la ministra de Educación y Cultura, Pilar del Castillo, quien desctacó la 'genuina labor de mecenazgo' del barón, la importancia de su colección y su 'actitud de generosidad hacia España'. Artur Mas, conseller en cap (jefe de gobierno) de la Generalitat, reconoció la aportación del barón a Cataluña plasmada en el museo del monasterio de Pedralbes, donde se exhibe parte de su colección.

Los Reyes, en nombre de la familia real, enviaron un telegrama de pésame a Carmen Cevera, y el alcalde de Barcelona, Joan Clos, hizo llegar a la baronesa las condolencias de la capital catalana. El mundo de la cultura ensalzó la figura del barón. José Luis Álvarez, académico de Bellas Artes, declaró que 'es justo rendirle el homenaje que merece por su iniciativa y felicitarnos de que Madrid tenga un museo magnífico que constituye un foco cultural y un gran atractivo más de la ciudad'.

El barón Hans Heinrich Thyssen-Bornemisza nació en Scheveningen, Holanda, el 13 de abril de 1921. Descendiente de una de las familias más ricas de Alemania, era hijo del financiero Heinrich Thyssen y la baronesa de origen húngaro Margarita Bornemisza. A su padre se debe la creación de la mayor parte de la colección clásica. Educado en un colegio alemán en Holanda, ante la inminente invasión del país por las tropas nazis, Hans Heinrich se trasladó junto con su padre, ya divorciado de su mujer, a su nueva residencia de Villa Favorita, en Lugano (Suiza). Estudió Derecho, Economía, Arte y Literatura Francesa en la Universidad de Friburgo. En 1946, se casó con la princesa austriaca María Teresa de Lippe, el primero de sus cinco matrimonios. Al morir su padre, en 1947, con 26 años, compró a sus hermanos muchos de los cuadros heredados. Tras la guerra, en una década, recuperó el imperio financiero e industrial Thyssen y llegó a formar el TBG, con 234 empresas en 26 países. Poseía una colección de 1.500 cuadros, que continuó tras su matrimonio con Carmen Cervera en 1985.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 28 de abril de 2002