Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La facturación por resonancias en equipos privados se disparó en Alicante entre 1999 y 2001 un 48%

La facturación por exploraciones con resonancia magnética nuclear realizadas a los pacientes de la sanidad pública en equipos privados en la provincia de Alicante pasó de 3 millones de euros (500 millones de pesetas) en 1999 a 4,44 millones de euros (740 millones de pesetas) el año pasado, es decir, un incremento del 48%, según respuestas parlamentarias y fuentes de Sanidad. Esta cifra no incluye la facturación correspondiente a Alcoy, ya que se tramita por separado del resto de la provincia. El aumento de la actividad de las empresas adjudicatarias también se refleja en el incremento de gasto respecto a las previsiones de la consejería que dirige Serafín Castellano. De acuerdo con el pliego de condiciones del concurso, el gasto previsto en los tres lotes correspondientes a la provincia de Alicante era de 3,63 millones de euros (604 millones de pesetas) para el año pasado. El gasto real, sin embargo, se situó en los 4,44 millones de euros, lo que supone una desviación del 22,5%.

Desde el año pasado, las empresas Beanaca e Inscanner se reparten las exploraciones de resonancias de pacientes de la sanidad pública de toda la provincia. Esta última se ha visto envuelta en la polémica recientemente debido a que el jefe en funciones de radiología, es decir, quien decide el número de exploraciones que se envían a Inscanner del hospital General de Alicante es José Francisco Verdú Bellod, a su vez padre del gerente de la firma concesionaria de la realización de resonancias. Verdú padre fue uno de los fundadores de la firma junto al diputado popular Luis Concepción, cuyo hijo está al frente de las resonancias por parte de la empresa en el hospital de Alicante.

La diputada socialista, María José Mendoza, denunció ayer los 'intereses clientelares vinculados al entorno del PP' que están relacionados con el 'negocio' que se está haciendo con las exploraciones con resonancia y criticó que como se factura por exploración, el aumento de éstas esté directamente relacionado con el beneficio de las empresas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 6 de marzo de 2002