Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Ebro sufre un vertido de aceite tras la contaminación por mercurio

Descubierta una mancha de un kilómetro de longitud entre Flix y Ascó

El Ebro ha padecido una nueva agresión ecológica en la misma zona en la que, supuestamente, se realizó un vertido ilegal de mercurio el pasado día 25, que mató a 4.000 peces y contaminó el agua de boca de 41 poblaciones de Tarragona. Ayer, a primera hora de la tarde, a la salida del embalse de Flix (Tarragona), apareció una mancha de aceite mineral de un kilómetro de longitud por 20 metros de ancho. Esta acción viene a recrudecer la polémica sobre la gestión de las administraciones en las aguas fluviales. El fiscal de la Audiencia de Tarragona citará a declarar como imputados en el vertido de mercurio a los directivos de Ercros, desde cuya factoría de Flix, supuestamente, se realizó el vertido de mercurio.

Como ya sucediera en el vertido de mercurio, la Agencia Catalana del Agua (ACA), organismo de la Generalitat, y la Confederación Hidrográfica del Ebro (CHE), dependiente de la Administración central, dieron versiones diferentes del caso. Mientras la ACA explicaba que la mancha era de 'un producto químico con aspecto morado-azulado' y que se había detectado entre Flix y Ascó, la CHE aseguraba que el producto era un hidrocarburo, concretamente aceite, y apuntaba a un escape en alguna central hidroeléctrica de la zona situada por encima de Flix.

Protección Civil trataba anoche de eliminar la mancha del hidrocarburo. El suministro de agua de boca no fue cortado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 11 de enero de 2002