Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

1.500 soldados construirán celdas para 2.000 presos en Guantánamo

Estados Unidos ha empezado a desplazar un contingente de 1.500 soldados a su base naval de Guantánamo, en Cuba, que se encargará de construir prisiones de máxima seguridad para albergar a los prisioneros capturados en Afganistán. La operación se dirigirá desde el Comando Sur del Pentágono en Miami. Ayer, un portavoz de ese centro militar de mando dijo que esperan tener listas las instalaciones en dos semanas.

Para entonces se prevé la llegada del primer centenar de prisioneros talibanes y de Al Qaeda, aunque, una vez finalizadas, las nuevas prisiones tendrán capacidad para 2.000 reos. Los detenidos que EE UU piensa recluir en Guantánamo son los considerados "más peligrosos". Las instalaciones existentes acogieron a mediados de los años noventa a 50.000 refugiados cubanos y haitianos.

Parte de los soldados destinados a la operación de Guantánamo se ocuparán del traslado de los detenidos desde Afganistán, misión que el Pentágono admite que va a ser complicada. Cuándo y cómo se realizará es algo de lo que los funcionarios militares no dan detalles. El Pentágono tampoco ha aclarado si allí se llevarán a cabo los juicios o tribunales militares. El secretario de Defensa, Donald Rumsfeld, se ha limitado a decir que "no lo descarta".

Tribunales

Muchos analistas militares aseguran que la selección de esa base naval es, en sí misma, un indicio de que allí se van a celebrar los controvertidos tribunales militares. Guantánamo reúne las condiciones idóneas para tales cortes marciales porque, al no ser suelo norteamericano, los prisioneros no estarán amparados por los derechos constitucionales de EE UU.

En Afganistán hay actualmente unos 300 prisioneros bajo custodia de EE UU. La mayoría, 272, está en Kandahar, 21 en Bagram, uno en Mazar-i-Sharif y nueve a bordo del barco de guerra norteamericano Bataan, en el mar Arábigo. Entre estos últimos se encuentra el talibán norteamericano John Walker, que es uno de los que previsiblemente van a ser trasladados a Guantánamo.

Además de la base en suelo cubano, EE UU estudia otros sitios potenciales para recluir y juzgar a los prisioneros. Uno de ellos, según versiones de la prensa norteamericana, es Charleston Naval Weapons Station, en el Estado de Carolina del Sur.

Por el momento, no se han imputado cargos a ninguno de los prisioneros. En respuesta a la polémica pública que los tribunales militares suscitaron el mes pasado, la Casa Blanca ha decidido revisar las normas, requiriendo, por ejemplo, la unanimidad del jurado para dictar sentencias de muerte y dando a los acusados la posibilidad de recurrir.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2002