Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CRISIS POLÍTICA Y SOCIAL EN ARGENTINA

Piqué pide al nuevo Gobierno argentino que respete la seguridad jurídica de las inversiones

El ministro de Exteriores dice que el Gobierno y empresas españoles darán todo su apoyo

El ministro de Asuntos Exteriores, Josep Piqué, reclamó ayer al presidente provisional argentino, Adolfo Rodríguez Saá (peronista), 'políticas serias, de rigor, previsibles, que respeten las reglas de juego y la seguridad jurídica'. El jefe de la diplomacia fue el primer político extranjero recibido en la Casa Rosada por el nuevo mandatario, a quien el presidente José Aznar ya había felicitado telefónicamente el día antes de su investidura por la Asamblea Legislativa. Piqué se ha entrevistado con varios miembros del Gabinete, dirigentes políticos y empresarios españoles.

Las decisiones de corto plazo no deben entorpecer el medio y largo plazo y tienen que permitir la recuperación de la confianza de los mercados, vino a decir Piqué. 'Las políticas deben recuperar la confianza de los organismos financieros multilaterales. Hay que poner las bases para que se puedan seguir recibiendo préstamos. Para ello se necesita un planteamiento coherente, que la gente perciba que se puede cumplir'. Puntualizó que Argentina debe decidir su política económica'.

Las primeras decisiones del presidente Rodríguez Saá -suspensión de pagos de la deuda externa, promesa de un millón de empleos y emisión de una tercera moneda- y sus primeros gestos -abrazos a los viejos caudillos sindicales peronistas- tienen más puntos en común con el populismo más añejo que con la imagen renovadora y moderna que dice representar el presidente transitorio. Piqué advirtió de que suspender el pago de la deuda no es un hecho habitual, aunque precisó que si las cosas 'se hacen bien, con solidez, seriedad, rigor y ortodoxamente, hay muchísimas posibilidades de salir adelante'.

Argentina contará con el apoyo del Gobierno y de las empresas españolas. 'En el blindaje nos comprometimos a aportar 1.000 millones de dólares; se desembolsaron ya 840 millones y además hubo aportes privados: el 60% del megacanje fue hecho por entidades españolas y empresas españolas hicieron anticipos por el pago de impuestos', recordó.

De una eventual retirada empresarial española de Argentina Piqué dijo: 'Si se aplicaran políticas que no permitieran la continuidad de las inversiones, entonces no continuarán, pero estoy seguro que eso no será así'.

El ministro mantuvo previamente una reunión con representantes de las principales empresas españolas con intereses en Argentina para conversar sobre la nueva coyuntura política y económica abierta en Argentina a partir de la llegada al Gobierno del justicialista Adolfo Rodríguez Saá. El encuentro tuvo lugar en dependencias del Hotel Alvear de la capital federal, y participaron, entre otros, directivos de las empresas Aguas de Barcelona, Gas Natural, Edesur, Telefónica, Repsol-YPF, BBVA, Santander-Banco Río, Dycasa, Prosegur, y Mafpre Aconcagua.

Incertidumbre e inquietud

'Los empresarios expresaron un doble sentimiento. Por un lado, incertidumbre e inquietud de cómo salir de esta situación grave, pero también esperanza. La opinión pública española no olvida que en su momento recibimos la solidaridad de Argentina, que ha recibido a compatriotas nuestros', dijo el ministro, quien aseguró luego en una rueda de prensa que España 'seguirá apoyando' a Argentina y consideró que la presidencia semestral española de la Unión Europea (UE) a partir de enero próximo será un marco para concretar esa ayuda, que a su entender trasciende el 'color político' de los gobiernos de turno. En el encuentro de Piqué con los periodistas también estuvo presente el ministro argentino de Defensa, José María Vernet, que además es responsable de la Cancillería, y quien afirmó que a Argentina le 'interesa' especialmente la presidencia española de la UE.

El ministro Vernet afirmó que en la negociación con los acreedores 'hay que discutir los errores que cometió Argentina, pero también los errores que cometieron ellos', y consideró que hay que acercarse a conversar cuando la situación en el país esté 'en orden' y se implementen las 'medidas económicas de transición'.

Piqué dijo que el presidente Rodríguez Saá, del Partido Justicialista, la primera fuerza política del Parlamento, le había ratificado su decisión de preservar la paridad entre el peso y el dólar que rige desde 1991. El ministro señaló que también conversaron sobre la nueva moneda que el Gobierno argentino pondrá en circulación a partir de enero y al respecto dijo que 'se trata de que eso se implemente y permita recuperar la confianza de los mercados'.

Entre 1990 y 2000, las firmas españolas invirtieron en Argentina más de 41.000 millones de dólares, y ahora dan empleo a más de 70.000 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de diciembre de 2001