Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

El Gobierno israelí desprecia el alto el fuego de Hamás

Sharon mantiene la política de 'defensa activa' contra los palestinos

En una actitud de claro desprecio hacia el alto el fuego decretado por Hamás en las últimas horas, el Gobierno de Unidad Nacional de Israel se reafirmó ayer en su política de 'defensa activa' contra los palestinos, lo que supone, entre otras medidas, la continuación de los 'asesinatos selectivos' de los líderes políticos y militares de la Intifada, 'ya que no se trata de acciones de castigo, sino de autodefensa', según declaró ayer el ministro sin cartera Tzipi Livni.

Con este anuncio, el Gobierno de Ariel Sharon arrojaba ayer un nuevo jarro de agua fría a las esperanzas y los esfuerzos de la comunidad internacional por establecer la paz en la zona. El anuncio era ratificado además por el ministro de Asuntos Exteriores, Simon Peres, en unas declaraciones efectuadas a la radio israelí, y por el asesor diplomático del primer ministro, Avi Pazner, que pidieron a Yasir Arafat 'el paro absoluto del terrorismo palestino' como condición previa para sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones.

La respuesta radical del Gobierno de Sharon puede influir negativamente en la dinámica de un proceso de tregua, cuya posible adhesión está siendo discutida en el seno otras fuerzas nacionalistas palestinas, entre ellas Yihad Islámica, responsable con Hamás de la mayoría de los atentados suicidas y con fuerte implantación en los campos de refugiados de Gaza.

La dirección de Yihad Islámica se encuentra sumida desde hace 24 horas en un largo y delicado debate sobre la posibilidad de adherirse a la tregua reclamada por Arafat. La dirección del interior de los territorios, que en principio está a favor del alto el fuego, se ha visto desautorizada por la cúpula en el exilio, que desde Damasco pide continuar con la revuelta. La disputa aún no estaba ayer noche zanjada.

Discusiones similares se han abierto asimismo en el seno de las otras 11 fuerzas nacionalistas e islámicas palestinas, que configuran la plataforma unitaria que dirige separadamente en Cisjordania y Gaza la Intifada. Las dos plataformas, lideradas por un consejo de 15 miembros, se encuentran desde hace dos días reunidas en sesión permanente tratando de salvaguardar la unidad palestina, pero también la unidad de acción y la estrategia de la resistencia.

En medio del debate político eran ayer enterrados en el campo de refugiados de Jabalia, al norte de Gaza, cuatro de los jóvenes palestinos muertos el día anterior en enfrentamientos con la policía de Arafat. Los entierros, pactados entre los dirigentes de Hamás y la policía de Arafat, se realizaron con aparente tranquilidad, a pesar de lo cual desde las mezquitas se increpó duramente a la Autoridad Nacional Palestina y se la hizo responsable de las muertes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 23 de diciembre de 2001