Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Montoro y el presidente de Asturias no llegan a ningún acuerdo sobre el traspaso sanitario

Sólo la comunidad asturiana y Aragón mantienen distancias aún insalvables con el Gobierno

El encuentro de ayer entre el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, y el presidente de la Junta del Principado de Asturias, Vicente Álvarez Areces, para acordar el traspaso de la sanidad a esta comunidad se zanjó sin acuerdo. Las diferencias entre la propuesta de Hacienda y la de Asturias se mantienen en los 16.000 millones que reclama la comunidad para financiar adecuadamente la sanidad, según dijo al finalizar la reunión Álvarez Areces. Pero tampoco hubo ruptura porque Montoro se comprometió a presentar una nueva oferta antes de la reunión de la comisión mixta del miércoles.

Las autonomías de Asturias y Aragón, ambas gobernadas por el PSOE, son las dos únicas de las diez comunidades que tienen pendiente el traspaso de la Sanidad que mantienen un pulso con el Ministerio de Hacienda para lograr que dicho traspaso cuente con una financiación suficiente.

El plazo fijado por Hacienda para llegar a un acuerdo culmina el miércoles, cuando se celebrarán comisiones mixtas de las diez autonomías y el Gobierno para cerrar los pactos y llevarlos al Consejo de Ministros del jueves. Las autonomías que no cierren acuerdos para esa fecha -los decretos entran en vigor a partir del uno de enero- quedarán fuera del modelo de financiación autonómica, según la ley que el jueves aprobó el Congreso, con la mayoría absoluta del PP.

Extremadura, Castilla-La Mancha, Baleares, las tres gobernadas por el PSOE, y Madrid, gobernada por el PP, ya han cerrado acuerdos. El consejero de Sanidad de la Comunidad de Madrid, José Ignacio Echániz, lo anunció ayer y precisó que el traspaso de la Sanidad se realiza con una aportación del Estado de 620.000 millones de pesetas, 'la mayor transferencia realizada por el Estado a una comunidad autónoma en la historia de este país'. Otras cuatro comunidades del PP -Murcia, Cantabria, La Rioja y Castilla y León- no han anunciado aún el acuerdo, pero 'mantienen un buen nivel de negociación', según fuentes de Hacienda y las propias autonomías, que hace presumir un inminente acuerdo.

La situación de Asturias y Aragón es la más delicada. Ambas lamentan que Hacienda no acepta ninguna de sus reclamaciones en contraste con otras comunidades, aunque en el caso de la primera las posibilidades de acuerdo no están descartadas. Álvarez Areces se mostró 'pesimista' ayer al finalizar la reunión de tres horas que mantuvo con Montoro y criticó al Gobierno por comportarse con 'autoritarismo, deslealtad y chantaje'.

'Las diferencias de 16.000 millones con el Gobierno se mantienen inamovibles', dijo a este periódico el consejero de Hacienda asturiano, Jaime Rabanal. La oferta del Gobierno sigue siendo de 143.700 millones y la propuesta de Asturias de 160.000 millones, pues se mantienen 'las diferencias de criterio sobre la valoración del traspaso', explicó. La única puerta a la esperanza, agregó, es que Montoro se ha comprometido a hacer una nueva oferta antes del miércoles.

En cuanto a Aragón, la situación es aún más díficil. Las conversaciones telefónicas entre representantes técnicos de ambas Administraciones seguían ayer sin avances. 'Hacienda nos dice que no habrá un duro más y ni siquiera está prevista una reunión', señalaban ayer en Aragón. El presidente Marcelino Iglesias ha amenazado con no acudir el miércoles a la comisión mixta. Aragón reclama a Hacienda un mínimo de 7.000 millones más para aceptar el traspaso.

Por su parte, el portavoz del Gobierno, Pío Cabanillas, insistió en que Hacienda 'no ha cedido' ante las reclamaciones de ninguna autonomía, sino que ha habido 'algunos ajustes técnicos' con algunas comunidades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de diciembre de 2001