GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Los jefes tribales de Afganistán se reparten los despojos talibanes

Los reyezuelos pastunes dicen que luchan en el mismo bando, pero carecen de un líder

El olor de la derrota de los talibanes ha sacado de sus casas y aldeas a muchos supuestos líderes tribales. Ayer, en un mismo día y casi a la misma hora, en lugares distintos, se presentaron en Quetta dos supuestas Loya Jirga, o consejos de líderes tribales. Ambos aseguraban no tener más ambiciones que las de traer la paz y la estabilidad a Afganistán. Ambos consejos de ancianos aseguraban que querían contribuir a crear un Gobierno amplio.

Más información
'No queremos que Afganistán sea de nuevo un refugio de terroristas'
El presidente de la Alianza del Norte, dispuesto a dejar el poder en Kabul
Rabbani asegura que algún talibán podrá entrar en el futuro Gobierno
Los talibanes niegan que estén negociando la rendición de Kandahar
El derrumbe de un régimen de terror

Sin embargo, ni siquiera los periodistas paquistaníes de Quetta conocían a la mayoría de esos 10 líderes tribales. En la primera conferencia de prensa costó más de una hora lograr que cada uno de ellos dijera su nombre y a qué tribu pertenecía. Al cabo de una hora, cuando ya muchos periodistas habían huido hacia la próxima conferencia de otros jefes tribales, quedó claro que en esta primera había representantes de las tribus de la Alianza del Norte (hazaras, tayikos y uzbekos) y también de los pastunes, pero no quedó claro hasta qué punto cada uno de ellos era un verdadero jefe y a cuánta gente en verdad representaba.

En la segunda conferencia, algo mejor organizada, acudieron decenas de líderes pastunes e Izzatullah Wasifi, residente en EE UU desde hace 19 años, quien dijo acudir en nombre de su padre, consejero del rey en el exilio.

A poco que se hablara después con alguno de ellos a título privado empezaba a criticar al resto tachándolo de oportunista, como hacía Shawali Karzai, uno de los siete hermanos de Hamid Karzai, el líder pastún que lucha en el norte de Kandahar contra los talibanes desde hace varias semanas.

La desorganización y el caos de ambas comparecencias públicas reflejan lo que ha venido pasando en las dos últimas semanas en la ciudad paquistaní de Quetta: cada dos por tres se presentaba en el hotel de los periodistas algún familiar de algún líder pastún informando de que su pariente había enviado delegaciones a Kandahar para firmar la paz con los talibanes. Los líderes pastunes pelean supuestamente en el mismo bando contra los talibanes. Pero aún no han encontrado una voz que hable por todos. A menudo se contradicen.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete

En medio de toda esta confusión informativa, una de las voces que habla con más claridad es la de la familia de Hamid Karzai. Su hermano Shawali dijo que en las últimas dos semanas su familia ha recibido la llamada de 10 líderes talibanes que querían rendirse.

Ahmed Karzai (centro), ayer en Quetta para asistir a una reunión de líderes tribales.
Ahmed Karzai (centro), ayer en Quetta para asistir a una reunión de líderes tribales.REUTERS

Sobre la firma

Francisco Peregil

Es corresponsal para el Magreb desde 2015, con sede en Rabat. Antes ejerció desde Buenos Aires durante tres años como corresponsal para Sudamérica. Comenzó en EL PAÍS en 1989, después de trabajar varios meses en 'El Mundo'. Es autor de las novelas 'Era tan bella', –mención especial del jurado del Premio Nadal en 2000– y 'Manuela'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS