Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Cumbre Iberoamericana se comprometerá a luchar contra la financiación del terrorismo

Cuba no pone objeciones, al contrario que el año pasado, a la declaración final

Los 21 jefes de Estado y Gobierno cuya participación ha sido anunciada en la XI Cumbre Iberoamericana, que se inaugura esta tarde en Lima (al filo de la media noche, hora peninsular española), se comprometerán a luchar contra la financiación de cualquier organización terrorista o asociada, según el comunicado final que se negociaba ayer. El documento, que tiene un contenido concreto y no retórico, se refiere al terrorismo sin calificativos -ni siquiera recoge el de internacional- y no encontraba anoche dificultades para su aprobación, según fuentes diplomáticas.

La difícil situación que se creó el año pasado en la cumbre de Panamá, cuando el presidente cubano, Fidel Castro, se opuso personalmente a una declaración de condena del terrorismo de ETA, no parece, pues, que vaya a reproducirse este año, a pesar de que, no sólo Cuba, sino también Venezuela, han sido voces discordantes con las de la mayoría de la comunidad internacional por sus reacciones a los atentados del 11 de septiembre.

De hecho, Cuba planteó problemas a la declaración de condena que el secretariado de la cumbre emitió inmediatamente después de los ataques a las Torres Gemelas. Ayer, sin embargo, el representante cubano se limitó a exigir que, en la condena del terrorismo, se añadiera la mención 'venga de donde venga', y no trató de incluir, por ejemplo, ninguna mención al 'terrorismo de Estado' que el régimen cubano achaca a Washington. Tampoco planteó mayores dificultades al resto de la declaración, aunque nadie descarta que Castro pueda cambiar hoy de opinión y revitalizar el contencioso que, hace un año, colocó a las relaciones hispano-cubanas en su punto más bajo desde hace décadas.

El presidente del Gobierno español, José María Aznar, que no tiene previsto entrevistarse con el líder cubano durante esta cumbre, considera, por su parte, que la tensión internacional desatada por los atentados del 11 de septiembre representa una coyuntura favorable para consolidar estas cumbres como el medio idóneo de que América Latina tenga una voz en el mundo. En ese sentido, Aznar ha promovido, además, un cambio en el formato de las reuniones para hacerlas más efectivas.

Las cumbres iberoamericanas, que surgieron en 1991 por iniciativa del español Felipe González y del mexicano Carlos Salinas de Gortari, han venido siendo durante diez años una sucesión de discursos pronunciados a puerta abierta por la veintena larga de jefes de Estado y Gobierno asistentes. Este año, sólo la sesión inaugural, que se celebra esta tarde, será a puerta abierta. La jornada de mañana se dedicará por entero a debates a puerta cerrada entre los líderes. En ese ámbito, es seguro que el presidente español expondrá a sus colegas latinoamericanos el mismo argumento de la identidad sustancial entre ETA y organizaciones como Batasuna, Gestoras Pro Amnistía y algunas asociaciones culturales vascas que ya ha pregonado por Europa. El Foro latinoamericano es especialmente adecuado para esa campaña, dado que el radicalismo abertzale tiene gran actividad en países como Venezuela, México, Uruguay e incluso Argentina.

La crisis argentina

La cumbre abordará como segundo gran tema los efectos de las turbulencias financieras en la región. Como aperitivo, Lima albergó el miércoles la cuarta Reunión Iberoamericana de Ministros de Economía o Hacienda, que contó con la presencia del presidente del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), Enrique Iglesias. Pese a la voluntad de dar una mayor seriedad y eficacia a estas reuniones, la minicumbre económica contó con la escasa presencia de media decena de ministros, entre ellos el español Rodrigo Rato y el argentino Domingo Cavallo.

En una difícil coyuntura internacional y regional, todos los ojos están puestos en las dificultades de Argentina para cumplir sus compromisos financieros, que han colocado a dicho país al borde de la suspensión de pagos. Los ministros reunidos en Lima destacaron el importante papel de las entidades multilaterales y regionales de financiamiento e hicieron un llamamiento a entidades como el Fondo Monetario Internacional (FMI), Banco Mundial y BID 'para que mantengan y si es posible aumenten su colaboración financiera y técnica con América Latina en la presente coyuntura mundial y regional'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 23 de noviembre de 2001