Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Rey antepone en Perú el mestizaje a la pureza racial o lingüística

'Todo terrorista quiere destruir la democracia'

Tolerancia, consenso, respeto a la diversidad y firmeza frente a los terroristas son las actitudes que el rey Juan Carlos recomendó ayer al presidente de Perú, Alejandro Toledo, para su transición hacia la democracia. El Monarca, que también subrayó la importancia de la cooperación española y agradeció los esfuerzos de la inmigración peruana, afirmó la superioridad del 'mestizaje de todas las sangres' característico de Latinoamérica sobre 'el peligro de los integrismos, que aspiran a imponer el exclusivismo de pretendidas razas, religiones únicas, lenguas puras'.

'Todos los terroristas coinciden, no importa la retórica perversa que utilicen, en buscar la imposición de su tiranía y en pretender destruir la democracia y las libertades', dijo el Rey en el discurso que dirigió por la tarde al Congreso Nacional de Perú, el acto más importante de la jornada.

'El terror como argumento político es de todo punto inaceptable. En tal sentido, debe ser combatido por las sociedades democráticas utilizando todas las armas que el Estado de derecho pone a su disposición y respetando siempre todos los derechos fundamentales que los terroristas vulneran', advirtió don Juan Carlos en la cena de gala que Toledo ofreció a los Reyes en el Palacio de Gobierno.

Sendero Luminoso, el grupo que más sangre ha derramado en Perú, fue derrotado con los rigores antidemocráticos del régimen de Alberto Fujimori. Pero el Rey vino a decir ayer que el desarrollo democrático y la lucha contra el terrorismo son dos caras de la misma moneda. Apeló a las experiencias paralelas de España y Perú, 'que han sufrido en carne propia las lacras del terrorismo', para pedir una mayor cooperación internacional en esa guerra, y destacó que Toledo promueva un convenio antiterrorista en el seno de la Organización de Estados Americanos como España impulsa la cooperación en la Unión Europea.

El papel institucional de un Monarca que lee discursos pero no hace declaraciones ni tiene contacto directo con la prensa encontraba ayer dificultades de comprensión en El Comercio, el primer diario de Lima y de Perú, que ha mostrado estos días una cierta ironía hacia los dirigentes españoles. Un pie de foto presentó el pasado domingo al presidente del Gobierno, José María Aznar, 'fumando un enorme puro que contrasta con su talla'.

Una palabras concretas de don Juan Carlos, cuando dijo ayer en el Ayuntamiento 'desde mi alojamiento de San Isidro , he podido observar asimismo una Lima moderna y ordenada', no sonaron especialmente afortunadas para acortar la sensación de distancia que el diario limeño lamenta.

Algunos cooperantes españoles se sorprendieron del tiempo inusualmente breve que los Reyes permanecieron en la recepción ofrecida la noche del domingo a la colonia española. La importancia de esa cooperación fue uno de los temas más destacados por el Rey ayer. En el texto del discurso que leyó ante el Congreso se decía incluso que 'Perú es actualmente el primer destinatario de la cooperación española en el mundo'. Aznar ha reiterado, al hilo del actual conflicto diplomático con Rabat, que es Marruecos el país que más ayuda española recibe. El Rey precisaría en su discurso de la cena que Perú es el primer destinatario de cooperación 'no reembolsable'.

El ministro de Exteriores, Josep Piqué, firmó ayer en Lima un acuerdo de cooperación general por el que se conceden a Perú 36 millones de euros (casi 6.000 millones de pesetas) en donaciones y otros 36 millones de euros en microcréditos. El secretario de Estado de Comercio, Juan Costa, firmó, además, un protocolo financiero por el que se conceden 200 millones de euros de crédito, más 4 millones de euros en donaciones. Estas cantidades se otorgan en cumplimiento del compromiso de aportar 271 millones de dólares a Perú, adquirido por España en el seno de la Mesa de Donantes que acordó en Madrid reunir 1.800 milllones de dólares en ayudas para la reconstrucción del país andino.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 27 de noviembre de 2001