Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La justicia de Venezuela ordena la detención de seis etarras

España solicitó su extradición en 1996 por varios asesinatos

El Tribunal Supremo de Venezuela ha ordenado a la Fiscalía General de ese país la localización de seis etarras cuya extradición fue solicitada por España hace seis años, según publicaba ayer el diario El Universal de Caracas. La decisión del alto tribunal permitirá al ministerio público ordenar la detención de los supuestos terroristas, entre los que se encuentra Miguel Ángel Aldana Barrena, Askatu, reclamado por varios asesinatos.

La orden fue librada por el que fuera hasta enero presidente de la Sala de Casación Penal del Supremo Rafael Pérez Perdomo, según informó el actual presidente de la Sala, Alejandro Angulo Fontiveros. Éste explicó que la instrucción permitirá a la Fiscalía tramitar las detenciones preventivas de los seis reclamados ante cualquier juez de lo penal. Posteriormente, el Supremo podrá analizar caso por caso las posibles extradiciones.

Los seis etarras sobre los que ahora pesa la orden de detención, según El Universal, son: Eugenio Barrutiabengoa Zabarte, cuya entrega fue solicitada en 1996 bajo la acusación de haber participado en seis asesinatos; Miguel Ángel Aldana Barrena, reclamado en el mismo año por diez homicidios; José Ayestarán Legorburu, al que se le imputarían doce crímenes cometidos entre 1979 y 1983; José Martín San Sebastián Aguirre, acusado de dos asesinatos; Jesús Ricardo Urteaga Repullés, por dos asesinatos, y Luis María Olalde Quintela, reclamado desde 1999 por dos atentados perpetrados en 1976.

Los seis forman parte del grupo de más de 40 etarras que llegaron a Venezuela entre finales de los años 80 y principios de los 90 en virtud de un acuerdo firmado entre los entonces presidentes del Gobierno español, Felipe González, y de Venezuela, Carlos Andrés Pérez. La presencia de etarras en Venezuela, un país con estrechas relaciones comerciales con España, ha enturbiado recientemente las relaciones entre ambos países y ha llevado a dirigentes gubernamentales a calificar a Venezuela como 'refugio de terroristas'. El presidente del Gobierno español, José María Aznar, reclamó durante la última Cumbre Iberoamericana, celebrada en Lima (Perú) el pasado noviembre, que America Latina 'deje de ser refugio de etarras'.

El actual presidente venezolano, Hugo Chávez, declaró públicamente el pasado febrero: 'En este tema, como ya les he dicho a Aznar y al propio Rey [Juan Carlos I], que si España tiene datos, elementos probatorios o lo que sea, que los envíe al Tribunal Supremo de Venezuela y si los jueces fallan a favor de la extradición, yo meto a los etarras en un avión al minuto siguiente'. Aznar, además, ofreció en 1999 el retorno a España de 304 personas relacionadas con ETA que no tienen cuentan pendientes con la justicia. Dicha oferta fue rechazada por el llamado Colectivo de Refugiados y Deportados Políticos Vascos en Venezuela.

El tiempo apremia, ya que muchos de los delitos pueden prescribir dentro de poco. Ahora queda un proceso de no menos de dos meses, en el que se dará audiencia a los interesados. Si el Supremo aprueba la extradición, deberá comunicarla posteriormente a los Ministerios de Interior y de Justicia venezolanos para que se concrete el proceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 18 de marzo de 2002