Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
El papel de la ONU | GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

La ONU aprueba el envío a Afganistán de una fuerza multinacional

Las tropas deberán abrir rutas humanitarias y apoyar a un Gobierno de unidad nacional

Naciones Unidas ha empezado a involucrarse directamente en el futuro de Afganistán al aprobar, el miércoles por la noche, una resolución que ratifica el envío de una fuerza multinacional a la zona. Es sólo el primer paso. Aunque la ONU no quiere un mandato sobre Kabul ni enviar cascos azules, ya tiene previsto asumir gran parte de la asistencia humanitaria y la reconstrucción política del país tras la derrota talibán.

La resolución es opaca. No habla explícitamente de un contingente internacional, se limita a 'apoyar los esfuerzos para garantizar la seguridad en las áreas de Afganistán que ya no están bajo control talibán'. Es suficiente para arropar legalmente el envío a la zona de tropas, americanas, británicas, italianas, alemanas y francesas, en un primer momento.

La ONU deberá, sin embargo, definir con más precisión el mandato de esta fuerza cuya creación se ha visto acelerada por los acontecimientos. El primer objetivo de estos soldados será abrir rutas humanitarias y luego garantizar el establecimiento 'de una nueva Administración transitoria que conduzca a la formación de un Gobierno' basado en 'una amplia coalición multiétnica y representativa de todo el pueblo afgano', según asegura la resolución.

Tras los informes de atrocidades y ajustes de cuentas cometidos en Mazar-i-Sharif, el Consejo de Seguridad también pidió 'a las fuerzas afganas que se abstengan de cometer actos de represalias y se adhieran estrictamente a respetar los derechos humanos'.

Esto es sólo el principio. En su informe ante el Consejo, el envíado especial en la zona, el ex ministro de Asuntos Exteriores argelino Lakhdar Brahimi, insistió en cinco etapas fundamentales que la ONU seguirá en la reconstrucción de Afganistán:

- Reunir cuanto antes a los componentes del futuro Gobierno para empezar a discutir problemas prácticos.

- Crear un consejo provisional presidido por una 'figura simbólica', sin duda el rey exiliado Mohamed Zahir Shah.

- Poner en marcha una Administración interina que no dure más de dos años.

- Favorecer la reunión de todos los componentes étnicos en la tradicional Loya Jirga (asamblea de tribus).

- Celebrar elecciones democráticas.

La respuesta de la ONU a los atentados del 11 de septiembre no sólo se limita a Afganistán. Sin ponerse de acuerdo sobre la definición del terrorismo, el Consejo de ha decidido adoptar una estrategia pragmática. En una resolución contundente, aprobada el 28 de septiembre, el Consejo instó a los países miembros a erradicar las redes de financiación de los grupos terroristas, negarles apoyo diplomático o asilo político e intensificar la cooperación internacional.

Bajo intensa presión norteamericana, la ONU ya ha mandado un cuestionario en el que todos los países, incluida España, deben detallar el estado actual de su legislación antiterrorista y las medidas que han tomado o piensan tomar, incluidas modificaciones del Código Penal y en algunos casos de la Constitución. Los 189 miembros tienen de plazo hasta el 27 de diciembre para contestar. El Comité Antiterrorista que se encarga de aplicar la resolución ha repetido que no quiere ser un tribunal ni imponer castigos, sino aportar ayuda a los países que no disponen de los instrumentos legislativos o financieros para controlar transacciones sospechosas.

[Por otro lado, Turquía, único país musulmán de la OTAN, ha iniciado los preparativos para enviar soldados a Afganistán que participarían en una eventual fuerza multinacional de paz, si así lo pide la ONU, informa Efe. La principal emisora de televisión turca, NTV, recordó que en los primeros días de la campaña de EE UU en Afganistán, Turquía puso 90 soldados a disposición de las fuerzas especiales, pero tendría que contribuir con más soldados en una eventual tropa multinacional.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 16 de noviembre de 2001