Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El sector inmobiliario y los automóviles de lujo se consolidan como principales refugios

El sector inmobiliario ha sido tradicionalmente un refugio del dinero negro, pero el boom inmobiliario vivido desde hace cuatro años ha solapado este fenómeno por la amplitud de la demanda de nuevas viviendas.

Ahora, a punto del cambio de moneda, ha vuelto a cobrar fuerza como refugio. El servicio de estudios del BBVA es el único que se ha atrevido a cifrar el volumen de dinero B que busca en la vivienda una vía de escape: cerca de 1,6 billones de pesetas este año y el 12% de las operaciones de compraventa de inmuebles.

La Asociación de Promotores Constructores de España (APCE), patronal del sector, considera que hay mucha exageración porque las empresas inmobiliarias están sometidas, como cualquier otra, al control de Hacienda, y que el fenómeno hay que circunscribirlo, en todo caso, a pequeñas promociones.

La vivienda de segunda mano acapara el 70% del dinero opaco, aunque las nuevas construcciones tampoco se ven libres. Hacienda intenta combatir este fraude centrándose en las operaciones que se salen de la normalidad, como las compraventas en las que el importe del préstamo hipotecario y el valor que consta en la escritura difieren en más de un 20%.

Otro de los destinos preferidos para el blanqueo de dinero es el sector automovilístico, según ha denunciado la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles (Anfac).

No obstante, Anfac ha puntualizado que, en contra de lo dicho, no se trata tanto de la compra de automóviles de lujo sino de que el potencial comprador eleva su nivel de gasto previsto, es decir, que quien iba a comprar un coche de gama media opta ahora por el de gama alta.

Las principales pistas que refrendan esta hipótesis es el espectacular crecimiento de las compras con pago al contado, el inusual aumento de las operaciones realizadas por particulares (frente a la atonía de las empresas de alquiler) y la recuperación de los todoterreno, cuya venta creció por primera vez en octubre (un 5,5%), después de haber caído durante todo el año. También han crecido las berlinas de lujo y los monovolúmenes (28,6% en lo que va de año), informa Efe.

En lo que se refiere a coches de lujo, Mercedes-Benz aumentó sus ventas en octubre un 9,3% hasta un total de 2.325 unidades, y en los 10 primeros meses acumula un aumento del 26,6%. BMW ha experimentado un alza del 19,2% con 2.439 coches vendidos en octubre, aunque el crecimiento acumulado en lo que va de 2001 es sólo del 7,6%. A ese repunte se sumaron Volvo y Jaguar que crecieron en octubre un 27% y un 22,3%, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 12 de noviembre de 2001