Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
ESCÁNDALO FINANCIERO

El Gobierno admite que las cuentas cifradas del HSBC son ilegales y anuncia una investigación

El vicepresidente económico corrige en el Congreso al gobernador del Banco de España

El Gobierno ha ordenado depurar responsabilidades por la existencia en España de cuentas opacas o cifradas, cuyos titulares últimos resultan desconocidos para las autoridades, del tipo que mantiene en su sucursal en Madrid el banco británico Hong Kong and Shanghai Banking Corporation (HSBC). El gobernador del Banco de España, Jaime Caruana, reveló el viernes en la Comisión Gescartera que el HSBC mantiene 138 cuentas de este tipo en España, con un saldo de casi 12.000 millones. El vicepresidente Rodrigo Rato dijo ayer en la misma comisión que estas cuentas son ilegales.

Rodrigo Rato, en su intervención inicial ante los diputados y sin que mediase pregunta expresa, fue taxativo y realizó una declaración que supone un revés público para el gobernador del Banco de España, Jaime Caruana. 'Esta misma mañana', dijo el ministro de Economía y vicepresidente económico, 'he dado instrucciones al servicio ejecutivo de la comisión de prevención del blanqueo de capitales y al Banco de España para que investiguen si existen en nuestro país cuentas numeradas en entidades de crédito e informen de las que se hayan podido detectar a fin de que se depuren las responsabilidades que procedan, habida cuenta de que estas cuentas están prohibidas en la legislación española'.

En su comparecencia del viernes, Caruana había revelado ante los diputados, a puerta cerrada, que el Banco de España había detectado 138 cuentas cifradas, esto es, sin que se conociesen sus titulares últimos, abiertas en la sucursal de Madrid del HSBC por otra filial del mismo banco, esta vez en Suiza. Se trata mayormente de españoles que mantienen una cuenta en el banco Republic (filial del HSBC) en Suiza, que a su vez abre cuentas en Madrid que resultan opacas para las autoridades españolas. Caruana aseguró que HSBC niega que estas cuentas tengan que ver con Gescartera, pero que él no lo puede comprobar. El saldo global de estas cuentas cifradas suma unos 12.000 millones.

La declaración de Caruana desató una tormenta política. El PSOE acusó al Banco de España de tolerar 'un paraíso fiscal en el centro de Madrid'. Y el diputado de IU Felipe Alcaraz declaró que 'mal puede Rato vigilar al HSBC cuando le debe dinero'.

El HSBC, además de haber concedido un crédito de 525 millones de pesetas a una empresa de la familia Rato, ha mantenido estrechas relaciones con Gescartera, lo que le ha situado en el centro de la polémica. Un portavoz del banco británico aseguró el viernes que estas cuentas cifradas en España son perfectamente legales.

Una inspección rutinaria de la CNMV en 1999, consideró que el HSBC incurría en anomalías al tener cuentas cifradas en su fondo de inversión. Y así lo hizo constar en su informe. Rato también lo considera así, y la declaración de ayer ante la comisión Gescartera pone en un apuro a Caruana, que antes de ser gobernador del Banco de España fue director general del Tesoro, a las órdenes del ministro de Economía. Como las declaraciones del gobernador fueron a puerta cerrada, sólo se pueden reconstruir según los testimonios de los diputados presentes. Pero de ellos no se deduce que Caruana pensase que estas cuentas son ilegales. El gobernador simplemente expresó su malestar por estas actuaciones del HSBC, que tildó de 'pintorescas, curiosas y preocupantes', pero no ilegales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 30 de octubre de 2001