GUERRA CONTRA EL TERRORISMO

Afganistán se niega de nuevo a entregar a Bin Laden

No parece que la última oferta de Bush haya hecho mella entre los talibanes. Aunque ningún portavoz comentó ayer su propuesta de que entreguen a Osama Bin Laden para que Estados Unidos interrumpa sus bombardeos, unas declaraciones del jeque Mohamed Omar a una revista árabe insisten en que eso no es posible. Fuentes talibanes elevaron a 300 las víctimas mortales que se han producido hasta ahora.

'Los principios afganos y la religión impiden entregar a Bin Laden', declara Omar a la revista saudí Al Majalla, que hoy sale a la venta. El diario Al Sharq al Ausat, que ayer adelantaba extractos de la entrevista, no mencionaba en qué fecha se había realizado. Así que, a falta de una reacción oficial, nada indica que los clérigos afganos hayan cambiado de opinión.

Más información

'El hombre luchó con nosotros en la yihad (guerra santa)contra los soviéticos y gastó su dinero en ello, como otros de nuestros huéspedes musulmanes, así que todos ellos tienen derecho a nuestra hospitalidad mientras respeten nuestras normas', explica el líder talibán.

200 muertos en Jalalabad

Mientras tanto, el vicegobernador de la provincia de Nangarhar, Zadra Azam, elevó a 200 el número de muertos por el misil que cayó el miércoles cerca de Jalalabad. 'Ya hemos sacado 160 cuerpos', aseguró Azam a la Afghan Islamic Agency (próxima a los talibanes). 'No es una exageración. Seguimos sacando cuerpos de entre los escombros', subrayó.

El imam de la mezquita central de Kabul aseguró en su prédica de ayer que EE UU va a sufrir 'el mismo destino que Afganistán'. El viernes, día sagrado en el islam, es festivo en ese país, donde la semana laboral va de sábado a jueves. A pesar de que Washington suspendió ayer los bombardeos como gesto de respeto a los musulmanes, la diferencia horaria hizo que en la madrugada todavía hubiera diversos ataques.

Las operaciones nocturnas se ensañaron con los alrededores de Kabul, aunque los talibanes manifestaron que alguno de los misiles cayó a menos de 2,5 kilómetros del centro de la capital. Los residentes, citados por las agencias de prensa con personal local en esa ciudad, contaron hasta 10 explosiones a partir de las tres y cuarto de la mañana, hora local (dos horas y media menos en España).

No hubo informaciones de bombardeos sobre otras ciudades, a diferencia de la noche anterior cuando las operaciones se intensificaron sobre todo el país. La agencia oficial de noticias afgana, BIA, informó de la muerte de 10 personas y la destrucción de un número indeterminado de casas en Argandab, al norte de Kandahar. También aseguró que se habían destruido numerosas viviendas en Karaga, al norte de Kabul.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de octubre de 2001.

Lo más visto en...

Top 50