Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los terroristas planeaban un ataque químico en centros urbanos

EE UU prohíbe todas las fumigaciones cerca de las ciudades

Los terroristas que destruyeron el World Trade Center y parte del Pentágono tenían aparentemente planes adicionales de esparcir agentes químicos o biológicos en centros urbanos. Las sospechas parten de unos manuales sobre fumigación confiscados por el FBI a un presunto cómplice que ahora está encarcelado. Las autoridades temen que algunos de los comandos que se cree aún dormidos en EE UU puedan activar esos planes.

Las informaciones del FBI han llevado a las autoridades a cancelar todas las fumigaciones cerca de las ciudades, según informa la revista Time.

Ayer, al menos una empresa de fumigación agrícola de Florida dijo que el suicida Mohamed Atta y otro hombre se acercaron en varias ocasiones a sus campos para preguntarles cómo funcionaba la operación de fumigación. 'Le reconocí enseguida [a Atta] cuando vi su foto en la televisión. Vino varias veces con otro hombre de aspecto árabe insistiendo en que le explicáramos cómo se fumigaba y que le dejaramos manejar una avioneta', ha relatado James Lester, un fumigador de Vero Beach, una de las ciudades donde residieron y tomaron clases de vuelo varios de los terroristas.

El descubrimiento aumentó la preocupación de las unidades contraterroristas sobre nuevos y potencialmente devastadores atentados, al tiempo que la Defensa Civil de EE UU admitía que el país no está suficientemente preparado para tal eventualidad.

Los hospitales y centros de emergencia de desastres permanecen en estado de máxima alarma desde el mismo día de los ataques.

Según se ha sabido ahora, la tarde del 11 de septiembre un equipo de 22 soldados de las fuerzas especiales se desplazó a Manhattan para tomar muestras de aire. El análisis de gérmenes mortales o elementos tóxicos fue negativo, pero la alerta sigue vigente y, silenciosamente, el ministerio de Sanidad ha inciado un reabastecimiento de vacunas, antibióticos y otros antídotos.

Las máscaras antigas se han agotado en todo el país y las listas de pedidos siguen aumentando. También los precios. Las máscaras descritas por un vendedor como 'tipo las que usa la población de Israel' cuestan ahora 150 dólares y antes sólo valían 15.

Son efectivas en caso de que haya un ataque con gas sarín, mostaza, toxina botulínica o un agente químico conocido como VX. Armas biológicas como el anthrax se combaten con antibióticos.

El FBI requisó los manuales a Zacharias Moussaoui, un marroquí arrestado el 17 de agosto en Mineapolis y presuntamente conectado con la red de Bin Laden y con los terroristas. Tenía visados falsos y había estudiado en las mismas escuelas de aviación que los suicidas. Despertó sospechas por la cantidad de dinero en efetivo que llevaba y la insistencia en aprender a hacer maniobras de giro, no de aterrizajes.

El día de los atentados no ocultó su alegría, lanzando 'vivas' en la sala de televisión de la cárcel mientras se desplomaban las Torres Gemelas.

Moussaoui contactó hace un año con la escuela Norman Aviation de Oklahoma desde Londres para tomar un curso que cuesta 20.000 dólares. Comenzó a estudiar el 26 de febrero, hasta que lo arrestaron a la otra punta del país, en Minesota.

Por otra parte, el FBI ha pedido a la agencia nacional de aviación y a las aerolíneas que revisen los asientos de los aviones, después de que se decubrieran en cuatro vuelos cuchillos como los utilizados por los terroristas escondidos bajo los asientos. Uno de ellos volaba de Atlanta a Bruselas y otro había despegado desde Boston el día de los atentados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 24 de septiembre de 2001