Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CIENCIA

Un centro universitario de Elche importa células madre humanas para su uso en investigaciones

Bernat Soria ha conseguido células productoras de insulina para intentar curar la diabetes

Las células madre obtenidas de embriones humanos están en el ojo de un huracán científico y político en todo el mundo. Actualmente, el uso de embriones humanos para estos fines sólo está autorizado en el Reino Unido (desde agosto pasado) y en Estados Unidos, donde además estos experimentos no reciben fondos públicos. El presidente de ese país, George Bush, ha llegado a expresar su intención de prohibir esas investigaciones por completo, inducido por los sectores más religiosos y ultraconservadores del Partido Republicano.

La inmensa mayoría de la comunidad científica, sin embargo, está convencida de que las células madre embrionarias son una valiosísima herramienta para el futuro inmediato de la medicina. Estas células pueden reproducirse en cultivo indefinidamente, y luego diferenciarse en cualquier tipo de tejido humano. Esos tejidos servirían para reparar órganos dañados y curar muchas enfermedades.

Soria logró en febrero de 2000 convertir células madre de ratón en células beta, las que normalmente producen insulina en el páncreas. Y logró con ellas curar la diabetes de tipo I a los ratones. Esa enfermedad se debe a que el sistema inmune ataca y destruye por error a las células beta del propio cuerpo. La adición de las células beta de Soria al ratón corrige ese error y cura la enfermedad.

"Los ratones seguían curados después de un año", dice Soria. "Inmediatamente nos planteamos aplicar la técnica en humanos". Como los embriones humanos no pueden usarse en España -hay unos 30.000 congelados en las clínicas de fertilización asistida, pero el Gobierno ha bloqueado las reformas legales necesarias para permitir su uso con fines médicos-, Soria acudió a organismos internacionales en busca de financiación. Y la obtuvo: la Juvenile Diabetes Foundation, con sede en Nueva York, apreció inmediatamente el interés del proyecto y le otorgó una subvención de 620.000 dólares (unos 120 millones de pesetas), la mayor ayuda que esa institución ha dado a un grupo científico no estadounidense. La Fundación Europea para el Estudio de la Diabetes le otorgó otros 50 millones de pesetas. El proyecto cuenta en total con 250 millones, de los que sólo 25 millones son dinero público español (y esta parte no se usa para los experimentos con células humanas).

Protocolos autorizados

Soria resalta que todas las investigaciones se llevan a cabo siguiendo protocolos autorizados por las dos grandes autoridades biomédicas estadounidenses: la Food and Drug Administration (FDA) y los National Institutes of Health (NIH).

Soria ha adquirido las células madre a Geron Corporation, la empresa que financió los experimentos pioneros de James Thomson, de la Universidad de Wisconsin.

Thomson revolucionó el mundo científico en 1998 al publicar en la revista (*CF13*)Science(*CF12*) la obtención de células madre a partir de embriones humanos de pocos días. Soria también cuenta con células madre obtenidas de otros países en el marco de convenios de cooperación internacionales que aún no han sido cerrados.

El proyecto de Soria está siendo un completo éxito por el momento. "Obtenemos las células beta humanas del páncreas en gran cantidad, y ya hemos comprobado que producen insulina", explica el científico.

"Con esas mismas células, sólo que de ratón, logramos curar la diabetes de tipo I en ratones. La perspectiva de que funcione en humanos es evidente". Los ensayos clinicos, en cualquier caso, no podrán empezar hasta dentro de tres años, sobre todo debido a los procedimientos administrativos de la FDA.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de julio de 2001