Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una nube infecciosa 'tremendamente rápida'

La jefa de investigación del Laboratorio de Microbiología del Instituto Carlos III, Cecilia Martín, considera que la difusión de la legionelosis en Murcia ha sido 'tremendamente rápida'. 'Es como si hubiera una nube con legionela y se hubiera posado sobre la ciudad', fue su descripción.

Para explicar el elevado número de contagios, Martín explica: 'Basta con que haya un foco lo suficientemente contaminado emitiendo gotitas de agua a la atmósfera y que las condiciones meteorológicas hayan llevado esa nube a una zona muy transitada'. Su compañera en el Centro de Epidemiología del Instituto Carlos III Carmen Pelaz añade: 'No hace falta que el origen sea una máquina muy grande; basta con que la concentración de legionella sea alta'.

Los datos manejados por estas expertas indican que el brote de Murcia va camino de convertirse en el mayor de España. 'Es sospechoso que se hayan contagiado todas estas personas a la vez', afirma Martín. Y vaticina: 'Esto va a ir a más'. En la mayor infección hasta la fecha, la de Alcalá de Henares (Madrid) en 1996, hubo 224 afectados, pero duró varios meses. La jefa de investigación del Laboratorio de Microbiología del Instituto Carlos III, que lleva 20 años estudiando los contagios por legionella, sólo recuerda una propagación tan rápida como la de Murcia. 'Fue en 1991 en Almuñécar [Granada]. Entonces hubo 91 casos en dos días', afirma.

Exposición

Según Martín, entre un 1% y un 5% de quienes inhalan vapor de agua con legionella desarrollan neumonía. Por los datos ofrecidos hasta ayer (253 enfermos), más de 25.000 personas podrían haber estado en contacto con la bacteria, aunque la mayoría no desarrollen una infección. 'Además existe un tratamiento con antibióticos, al que casi todos los pacientes responden', dijo Pelaz.

El brote de Murcia coincide con lo que está 'estadísticamente demostrado', según Martín: afecta más a mayores de 50 años y al doble de hombres que mujeres. 'Es muy importante señalar que, aunque los niños son un grupo aparentemente débil, en cambio, la legionella no parece atacarlos', destacó. Los datos que dio ayer el consejero de Sanidad de Murcia, Francisco Marqués, corroboran esta visión: tan sólo el 2,2% de los casos confirmados tiene menos de 20 años. El 55,6% está entre los 50 y los 70 años.

Las dos especialistas coinciden en que 'individualmente' puede hacerse 'muy poco' para evitar el contagio. 'La legionella se inhala, y no se puede pedir a la gente que no respire', comentó Martín. 'La solución está en encontrar el foco infeccioso y mantener los aparatos que emiten agua en condiciones, limpiándolos periódicamente', afirmó.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2001