Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detectada legionela en cuatro torres de refrigeración del centro de Murcia

La cifra de afectados asciende a 253, de los que siete están en la unidad de cuidados intensivos

El consejero especificó que una de las torres de refrigeración donde se ha detectado la bacteria pertenece a El Corte Inglés, situado en pleno centro de Murcia. Marqués confirmó la existencia de otras tres instalaciones con resultados positivos, pero no quiso revelar sus nombres. Los análisis, realizados por el laboratorio Labaqua de Alicante, no permiten determinar si se trata del tipo concreto de legionella que ha causado la epidemia de Murcia. Por lo tanto, no es posible afirmar que las cuatro torres de refrigeración detectadas sean los focos del brote. Pese a ello, las torres fueron ayer precintadas para proceder a su desinfección.

El lunes, el responsable de relaciones externas de El Corte Inglés, Arturo Andreu, había descartado la posibilidad de que el centro comercial fuera un posible foco de la epidemia, con el argumento de que ninguno de sus 1.200 empleados padecía la enfermedad. Añadió que los almacenes desinfectaban las torres siguiendo la normativa madrileña.

A lo largo de la jornada de ayer, los técnicos de la Consejería de Sanidad siguieron tomando muestras de posibles focos.

La jefa de Epidemiología de la Región de Murcia, Carmen Navarro, precisó anoche que el foco era, sin duda 'exterior'. Algunos médicos los consultados por este diario no descartaban que el verdadero foco esté situado en el interior de un inmueble, puesto que ello explicaría la magnitud y rapidez de extensión de la epidemia. Navarro consideró que la epidemia está 'en la cumbre' de su evolución.

Sobre el número de casos, los únicos datos que se hicieron públicos ayer databan de las doce del mediodía. A esa hora las personas afectadas eran 253 (43 más que el día anterior). En 86 de los casos se había confirmado que el origen de la neumonía era la legionella. Doscientos afectados permanecían ingresados, siete de ellos en unidades de cuidados intensivos, uno con pronóstico reservado.

Nuevos casos La Consejería de Sanidad de Murcia dio por seguro que se producirán nuevos casos en los próximos días. La mayoría de los afectados, al igual que el día anterior, eran hombres (84,2%) y mayores de 50 años (75,6%), y residentes en el céntrico barrio de Santa María de Gracia de la capital. Durante el día de ayer, continuaron llegando posibles enfermos a los servicios de urgencia. El responsable sanitario de la región reconoció que había 'problemas importantes' en las puertas de los hospitales, para atender la demanda, 'porque hay mucha inquietud'. Pese a ello, Marqués tranquilizó a la población, y afirmó que quedaba todavía un centenar de camas libres para posibles ingresos. Numerosos enfermos, sin embargo, expresaron sus quejas por la falta de espacio. En las puertas de urgencias, los médicos se afanaban en practicar análisis a las personas que presentaban síntomas de la legionelosis (tos, dolor abdominal, diarréa y fiebre).

Además de las torres de refrigeración, técnicos municipales y de la Dirección General de Sanidad de Murcia revisaron las fuentes ornamentales de la ciudad, sin encontrar vestigios de legionella, según Francisco Marqués.

El consejero murciano también negó que hubiera peligro en las piscinas, ya que éstas 'funcionan con agua de la red, y la prueba de biología molecular' descartaba que el agua corriente de la capital estuviera contaminada. Marqués dio más pistas acerca del origen de la epidemia. 'Después de mirar los datos epidemiológicos, creemos que la población se infectó la última semana del mes de junio', señaló.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 11 de julio de 2001