Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Kofi Annan quiere que el fondo mundial contra el sida esté listo a fin de año

La ONU abre una cumbre sobre la pandemia

Kofi Annan quiere materializar la toma de conciencia mundial contra una enfermedad cuyo primer caso se dio en junio de 1981. Y reclama un fondo internacional, que pueda recibir aportaciones privadas y públicas, y que sea codirigido por donantes y receptores. Las primeras estimaciones de la ONU cifran esa aportación mundial en casi dos billones de pesetas hasta el 2005, es cinco veces más de lo que se gasta actualmente contra esa enfermedad. El dinero recogido también serviría, en menor medida, para luchar contra la malaria y la tuberculosis, así como de otras patologías que flagelan a los países pobres y de cuya gravedad el mundo desarrollado no es consciente..

Annan ya avanzó la idea de constituir el fondo en la cumbre africana de Abuja (Nigeria) el pasado abril, y espera que el proyefto se retome en la próxima reunión del G-8 que se celebrará en julio en Italia. De los 9.200 millones previstos, 4.4 se destinarán al tratamiento y 4.8 a la prevención del sida.

Inconcreción

Los detalles de la iniciativa son todavía muy esquemáticos, pero Annan insiste en tenerlo todo listo para finales de este año. El fondo no daría lugar a crear una nueva entidad en el seno de la ONU, y tampoco estaría sujeto a las decisiones de la Asamblea General ni a las del Banco Mundial, aunque este último proveería los servicios bancarios necesarios.

'El modo de funcionamiento será ligero, no generará nuevos y complejos requisitos para luchar contra el sida. Se basará en las necesidades concretas de cada país', explicó la semana pasada Louise Frechette, la número dos de Naciones Unidas.

No está todavía muy claro quién dirigirá la gestión del fondo, ni siquiera de dónde saldrá el dinero. En principio el comité de control debería incluir, entre otros, al director de la agencia Onusida, Peter Piot.

Está previsto que los países en desarrollo contribuyan al menos a un tercio del presupuesto, mientras que las naciones industrializadas y los donantes privados aportarán el resto. Estados Unidos ya ha incluído 200 millones de dólares para el fondo en su presupuesto del 2002 y 500 para el 2003. Francia ha prometido 127 millones y la Fundación de Bill y Melinda Gates anunció la seman pasada una aportación de 100 millones.

Bill Clinton dijo ayer que la guerra contra el sida es 'ganable', pero que no puede lucharse con un presupuesto 'para cordones de zapatos'. El ex presidente estadounidense llamó al Gobierno a comprometerse de lleno en el empeño.

La cumbre de la ONU que hoy empieza no es otra reunión que sólo pretenda terminar en una declaración de buenas intenciones. Existe ya el borrador de un documento final que sienta las grandes líneas de acción para gobiernos, diversas agencias de la ONU, ONGS y el sector privado, pero 'la estrategia final es la de politizar el sida', según Peter Piot, 'para que ya no se considere como simplemente como una curiosidad médica'.

Africa, el continente donde se están muriendo los dos tercios de los afectados por la pandemia, es decir 25.3 millones de personas, recibirá en principio la mitad de los fondos. Entre los 3.000 asistentes a la cumbre de la ONU, estarán seis presidentes de países que están entre los más afectados: Etiopía, Kenya, Nigeria, Botsuana, Lesoto y Suazilandia. Habrá en total 24 jefes de Estado. España estará representada por la ministra de Sanidad, Celia Villalobos.

Las responsabilidades del sector privado

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 25 de junio de 2001

Más información