Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El OMAR propone la integración de los sectores de pesca andaluz y marroquí para salvar el caladero

Una veintena de expertos analiza el desarrollo sostenible de la actividad marítima

El informe preliminar elaborado por la UCA, a petición del presidente de la Junta, Manuel Chaves, propone abordar la cuestión pesquera entre Andalucía y Marruecos desde la filosofía de la 'bilateralidad', para que todas las acciones que se ejecuten sean conjuntas.

Ése es el punto de partida de una ambiciosa propuesta: ordenar las pesquerías permitiendo el aprovechamiento 'completo y sostenible de los recursos', a la vez que se garantiza la viabilidad económica de la actividad y la 'generalización de los beneficios sociales'.

La idea básica del proyecto es que todos los agentes pesqueros (cofradías de pescadores, armadores, cooperativas, agentes sociales, transportistas, ecologistas, consumidores, instituciones, etc.) participen y se impliquen en el OMAR con el objeto de conseguir una visión 'integrada' de los problemas y las potencialidades, lo que permitiría ofrecer soluciones.

'Queremos que el observatorio sea, antes que nada, un instrumento útil', explicó Isidro González, coordinador del proyecto. La influencia de este órgano se extendería por toda la costa mediterránea y atlánticas andaluzas y las costas suratlántica y surmediterránea de Marruecos.

El organismo combinará, por tanto, su capacidad práctica y operativa con un carácter científico. Entre las propuestas del equipo de trabajo figuran elementos novedosos como la instalación de un sistema de teledetección que permitiría controlar los bancos de peces e informar a la flota sobre los lugares adecuados de pesca y sus posibilidades de capturas.

Buque oceanográfico

Se pretende establecer un sistema de observación y seguimiento que permita la evaluación del estado de los caladeros y de las reservas de las especies con mayor valor de mercado sirviéndose para ello de un buque oceanográfico. Otro objetivo es estudiar la influencia socioeconómica de los recursos pesqueros en su fase extractiva y en el proceso de transformación y comercialización.

Los trabajos del OMAR incluirán el análisis del estado de la cuenca, la creación de una red de alerta ante alarmas ambientales, la evaluación de la eficacia de las tecnologías pesqueras que se utilizan y la elaboración de una base de datos histórica que permita sacar conclusiones sobre las posibilidades extractivas de los caladeros.

Los científicos que han intervenido en la elaboración de la propuesta consideran sustancial este último aspecto de carácter estadístico. Durante su trabajo se han topado con una realidad desalentadora: no existen series históricas de datos de capturas 'con cobertura suficiente y mínimamente fiables' como para analizar la situación real de los caladeros. Igualmente, han detectado que el predominio de una flota de tipo artesanal en el litoral andaluz ha dificultado el control de las capturas y, en definitiva, la ordenación de los recursos, debido a que un elevado número de estos barcos siguen prácticas no reglamentadas y venden el pescado al margen de las lonjas.

Para ofrecer soluciones a estos problemas y disponer de datos fiables que avalen la actuación, el OMAR, una iniciativa sin precedentes similares, apuesta por constituirse como 'un foro internacional en el que se fomente la integración de personal de ambos territorios' y en 'un foco científico de primer orden'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de abril de 2001