Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La participación internacional sigue ausente del Gran Telescopio de Canarias

El observatorio, que avanza sin retrasos, se estrenará en 2003 en la isla de La Palma

El GTC, que se estrenará en 2003 en el observatorio del Instituto Astronómico de Canarias (IAC) en el Roque de los Muchachos, tendrá un espejo principal de 10 metros de diámetro formado por 36 espejos hexagonales. El proyecto, con un coste de 14.000 millones de pesetas, está cumpliendo los plazos y se desarrolla con normalidad, según explicaron ayer sus responsables en una jornada oficial de presentación. Sin embargo, el apoyo internacional al CGT, condición fijada cuando se dio luz verde oficial al proyecto, no se ha concretado y España continúa en solitario con su telescopio, pese a que repetidas veces se ha anunciado la intención que tendrían otros países de entrar en el mismo. Ahora se anuncian preacuerdos con la Universidad de Florida (EU UU) y con México.

'El objetivo del CGT es dotar a la comunidad científica española de una instrumentación puntera', dijo ayer el secretario de Estado de Política Científica y Tecnológica, Ramón Marimón, al recalcar la colaboración entre el Ministerio de Ciencia y Tecnología y la comunidad autónoma de Canarias.

Cuando se estrene, el GCT será uno de los 12 de este rango en el mundo: siete en el Hemisferio Norte, incluido el de Canarias, y cinco en Chile. Pero un telescopio, por muy grande que sea y mucha luz que capte su espejo, necesita cámaras e instrumentos avanzados, y esto ha venido siendo un escollo en el desarrollo del GTC. Por ahora, se cuenta con dos cámaras, la Canari-cam de infrarrojo que está desarrollando la Universidad de Florida (EE UU), y la Osiris, de un consorcio liderado por el IAC, que está 'en plena revisión de diseño', explicó ayer Pedro Álvarez, director de la empresa Gran Telescopio de Canarias. Además, 'se piensa en el desarrollo de instrumentos futuros, y para el 2005 o 2006 tendríamos cinco', comentó.

Inicialmente se aprobaron tres instrumentos y, tanto Osiris como el tercero, Emir, sufrieron serias crisis en su inicio y desarrollo, hasta el punto de que el segundo ahora se cita como 'en estudio' por los responsables del GTC. 'Los instrumentos han pasado por momentos difíciles, pero ahora mismo están encaminados', explicó ayer José Miguel Rodriguez Espinosa, director científico del CGT.

'Para alcanzar la potencialidad máxima de cualquier telescopio son esenciales los instrumentos y seguramente son la parte más crítica de un proyecto de este tipo. En todo el desarrollo instrumental para el CGT que está habiendo se nota la escasa experiencia que hay en España', comentó Carlos Eiroa, profesor de la UAM, que fue miembro del Comité Científico Asesor del GTC. 'Desgraciadamente, el desarrollo de instrumenación no es una actividad suficientemente valorada en la comunidad científica española'.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 20 de abril de 2001