Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Música con 'bouquet'

El mecenazgo en el mundo del arte no es un concepto trasnochado. No lo es, al menos, a efectos prácticos y prueba de ello fue la presentación ayer, en el IVAM, del vino Ceremonia, un reserva de autor de Bodegas Gandia. El acto fue doble y con motivo del nuevo vino, el primero de alta expresión de la denominación de origen Utiel Requena, también se presentó la composición Elegía de Jenófanes, del músico español Cristóbal Halffter. "El vino es cultura", repite con convicción Halffter. Esta idea y su apuesta por relacionar, como se hacía antaño, la iniciativa privada con la promoción de las artes le llevó a aceptar el encargo hecho por Bodegas Gandia de componer una pieza para la presentación en sociedad de su nuevo vino. Es la vuelta del mecenazgo en su sentido estricto. Una relación que tanto los propietarios de la empresa vitícola valenciana como el propio compositor insisten en subrayar.

Para Halffter, además, la idea representa un nuevo sendero en una larga trayectoria creativa que también le ha llevado a dirigir a la Filarmónica de Berlín, la orquesta Nacional de España o la Sinfónica de Londres, por citar sólo algunas. La idea sedujo al compositor por diversas razones. "Me sorprendió muchísimo esta oferta porque no es habitual", comenta. Halffter también expresa su gusto por el nombre del nuevo vino. "Una sociedad sin ceremonia y sin protocolo es una sociedad de salvajes", comenta. "Sólo dentro del protocolo existe la libertad". Con este evocativo nombre y con una propuesta tan original como inusual, la composición musical de Halffter no podía inspirarse más que en el mundo antiguo. "En la antigua Grecia se celebraban simposios", explica, reuniones regadas con buen vino en las que se debatía sobre temas concretos. Esta idea es la base de Ceremonia, elegía de Jenófanes, una pieza que apuesta por la exaltación de los placeres del vino y que pretende acercar dos mundos, el de la música y el del vino, que desde la antigüedad, con sus respectivos bouquets, han estado íntimamente relacionados. La pieza fue interpretada al piano por Pedro Halffter-Caro, hijo del autor, y por la mezzosoprano catalana Mireia Pintó.

Además, Halffter tiene una finca en Villafranca del Bierzo, provincia de León, en la que cultiva viñedo. Sabe de vid y opina que el Ceremonia reserva es un "vino mediterráneo, con una gran cultura detrás que hay que tomar en pequeñas dosis porque tiene una graduación importante". Su definición la completa Javier Gandía, uno de los representantes de la cuarta generación de la bodega valenciana, que se refiere a la línea lanzada ayer como un vino "elegante, complejo y frutoso". Los responsables de la bodega quisieron poner toda la carne en el asador para crear un vino "de culto". Por eso lanzarán al mercado únicamente 31.000 botellas de esta serie y la apuesta, que se completará con una campaña de publicidad, busca un producto que "pase a la historia, al igual que la música clásica". La grabación del concierto organizado ayer será inmortalizada en una edición limitada de 940 copias que la empresa distribuirá entre sus principales clientes.

La propuesta de mecenazgo es la guinda del interés que esta familia de viticultores tiene por el mundo del arte. De hecho la familia Gandía dispone de una pequeña colección privada de cuadros de pintores como Picasso y Miró. Por eso también esperan que su idea no quede como una experiencia aislada y que el ejemplo se generalice dentro de la empresa privada. "Es una apuesta audaz, y esperamos que Bodegas Gandía tire de otras empresas de la Comunidad", explica Juan Antonio Oliva, uno de los organizadores del evento.

El vino presentado ayer es el bejamín de varias líneas que la empresa tiene en el mercado y que les han hecho merecedores de numeros premios, entre ellos de la medalla de bronce en el London Wine Trade Fair.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de octubre de 2000