Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Agricultura promoverá un nuevo sistema de fijación de precios de la leche para luchar contra los abusos

El Gobierno quiere que haya la máxima transparencia en la fijación de los precios del sector lácteo para evitar los excesos que denuncian los agricultores. Éstos se han quejado al Ministerio de Agricultura desde todas las comunidades de que las industrias lácteas dejan caer demasiado a la baja el precio de la leche y de que se está produciendo leche por encima de la cuota establecida. Para luchar contra estos abusos, el Ministerio de Agricultura ha encargado a las organizaciones profesionales agrarias un estudio en profundidad de los sistemas de fijación del precio de la leche en todas las comunidades autónomas. Así lo anunció ayer el ministro de Agricultura, Miguel Arias Cañete, quien explicó que el objetivo es ver "cuáles son las razones de fondo que determinan variaciones importantes de una comunidad a otra". Con el estudio en la mano, el ministerio se propone, según anunció Arias Cañete, "tomar medidas complementarias en la materia, dentro de que hay un mercado libre y que la capacidad del ministerio es limitada de ordenación de los sistemas de fijación de precios". "Es del mutuo interés tener sistemas transparentes de fijación de precios, así como precios remuneradores para los agricultores que garanticen una leche de calidad que tenga precios suficientes", aseguró el ministro, que ayer inauguró el curso Visión del futuro de la agricultura europea, que se desarrolla esta semana en la Universidad Internacional Menéndez Pelayo, en Santander.

El ministerio también ha mantenido contactos con las grandes superficies y las cadenas de distribución "para expresarles su preocupación por los precios de los lácteos y porque la leche se utilice como producto de reclamo para otras promociones, lo que supone que se apriete demasiado a los productores", explicó el ministro. El reparto de la cuota láctea en todo el territorio (611.000 toneladas) debe permitir, según Arias Cañete, "mayor transparencia en los sistemas de fijación de precios y que se atenúen las grandes crisis que se están padeciendo".

En relación con la caída de los precios del aceite de oliva, el ministro dijo que "las organizaciones profesionales agrarias dan cifras muy frívolamente" y aseguró que los precios están remontando (subirán 15 pesetas la próxima semana) y el consumo y las exportaciones están superando la cifra de 87.000 toneladas al mes". Lo sucedido ha sido la consecuencia, según el ministro, de los "acaparamientos artificiales" de la campaña pasada: "Se ha tardado un año en remontar la situación y ahora se va a acabar la campaña con menos de 200.000 toneladas de enlace entre una campaña y otra y con los almacenes vacíos".

Arias Cañete hizo también referencia a las negociaciones con Marruecos: "Confiamos en que se inicien en julio, serán negociaciones complicadas y técnicas, sobre cómo la UE puede colaborar en el desarrollo del plan pesquero de Marruecos. Esperamos que no se interrumpan y que este año se concluya el acuerdo pesquero".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de julio de 2000