Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El gremio de libreros se retira de la Feria del Libro de Barcelona

El Gremio de Libreros de Barcelona ha decidido retirarse de la comisión organizadora de la Feria del Libro de la ciudad. La decisión, que se hizo pública ayer, responde a la convicción de los libreros de que, con su actual planteamiento, la feria carece de utilidad. El gremio lamenta que sus propuestas para renovar la feria -que el pasado año celebró su 23ª edición- topen con "el inmovilismo" de editores y distribuidores, los otros dos sectores implicados en su organización.

"La actual feria del libro no es la que Barcelona debería tener", aseguró Pep Duran, hasta ahora coordinador de la feria y representante de los libreros en la Cámara del Libro de Cataluña. Duran se formuló una pregunta retórica que ha planeado sobre la feria prácticamente desde su creación: "¿Es necesaria una feria del libro en Barcelona? Hasta ahora ha sido un fracaso", dijo. El coordinador recordó los intentos realizados para dotar de sentido y dinamismo a la feria. Especialmente cuando, en 1998, se decidió cambiar la habitual ubicación, en el paseo de Gràcia, por una nueva en el puerto. La edición fue un fracaso de ventas y, aunque se había acordado que el cambio de emplazamiento se mantuviera un mínimo de tres años, en 1999 la feria regresó de nuevo al centro de Barcelona.

El coordinador aseguró que el gremio de libreros permanecerá al margen de la feria "hasta lograr que el modelo que proponemos sea posible". Entre las características de este modelo, señaló Duran la necesidad de promover "una feria del libro y de la lectura", dotada de actividades complementarias que impliquen a todos los sectores relacionados con el libro. El objetivo es estimular al público, "enseñarle lo que hay dentro de los libros para que se enamore de ellos", y dar prioridad a la promoción.

La decisión de los libreros fue recibida con sorpresa en el Gremio de Editores de Cataluña, ya que, aunque sus responsables conocían el descontento de sus compañeros de sector, esperaban poder llegar pronto a una solución satisfactoria para ambas partes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de febrero de 2000